.
TURISMO Conozca algunos lugares en Colombia donde puede hacer turismo de aventura
lunes, 1 de octubre de 2018

En San Gil hay empresas especializadas en actividades acuáticas y aéreas

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Colombia tiene un gran potencial en turismo por la diversidad que se encuentra en su territorio y por su riqueza histórica y cultural.

Debido a su variedad de recursos naturales, el país tiene un gran potencial en el subsector de turismo de aventura, que reúne actividades al aire libre, las cuales se pueden clasificar en grados de dificultad.

Según Javier Gómez, presidente de la Federación Colombiana de Ecoturismo, Ecoparques y Turismo de Aventura (Fedec), el top tres de estas actividades en el país son rafting, que consiste en recorrer ríos en balsas en la dirección de la corriente; parapente, que es descender de la cima de montañas con un paracaídas, y canyoning, que consiste en realizar descensos por cascadas.

“A este tipo de turismo erróneamente se le ha denominado de deportes extremos, pero no puede ser considerado como tal porque las actividades no se practican bajo un nivel de rendimiento ni en competencia, sino como algo recreativo”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Javier GómezPresidente de Fedec

    “El turismo de aventura es de los grandes potenciales del país. Estamos llegando a zonas a las que antes no teníamos acceso y contamos con los recursos naturales”.

En el país, son muchos los lugares los que se pueden realizar este tipo de actividades. También se encuentran a todo tipo de precios.

Para hacer rafting, por ejemplo, uno de los lugares más populares es San Gil, donde se puede practicar en los ríos Fonce, Suárez y Chicamocha. Estos tienen diferentes grados de dificultad. VivaColombia ofrece esta actividad desde $25.000 por persona.

Si se busca vivir esta experiencia en Tobia, aventureroscolombia.co ofrece un paquete por un valor de $70.000 por persona. Este incluye un recorrido de una hora en los rápidos, desayuno, almuerzo y un seguro contra accidentes.

El parapente también se puede practicar en San Gil, en donde la empresa Dosis Verde ofrece un plan que incluye tanto esta actividad como rafting. Tiene una duración de dos días, incluye seguro y cuesta $295.000 por persona.

Esta misma empresa ofrece parapente en La Calera a $170.000 por persona. En este caso el plan también incluye seguro y es por un día.

Otra actividad popular en el país es el bungee jumping, que tiene opciones en diferentes partes del país. Un salto, de acuerdo con la altura de la plataforma, puede rondar entre los $70.000 y $100.000.

El senderismo también se practica en el país, donde por la diversidad geográfica se puede realizar desde en bosques hasta en desiertos. Entre los destinos favoritos para esta actividad están el Parque Nacional del Cocuy, la ciudad perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta, el desierto de la Tatacoa y el Parque Tayrona. Para la Sierra Nevada del Cocuy, aventureroscolombia.co tiene planes desde $399.000, que incluyen otras actividades al aire libre.

En San Andrés y en la Costa Caribe es posible practicar buceo, el cual también tiene distintos grados de dificultad. En las Islas del Rosario, el precio promedio de un minicurso de buceo para una persona es de $400.000. Sin embargo, el precio por persona tiende a disminuir si lo toman en grupos.

Otra actividad conocida en el país es el canopy. En Aventura Park & Hotel, en Villa de Leyva, se ofrecen todos los niveles de esta experiencia. La velocidad más baja tiene una tarifa de $15.000, mientras que la del más rápido es $35.000.

Si lo que se quiere es realizar varias de estas actividades de aventura, Dosis Verde ofrece un paquete de $540.000 por persona que incluye canopy, canyoning, parapente, puentes colgantes, rafting, rapel y torrentismo. Este se ofrece en San Gil, tiene una duración de tres días y es para mínimo dos personas.

Los departamentos que tienen oferta
Según Gómez, 28 de los 32 departamentos ofrecen, al menos, una actividad de las catalogadas dentro del turismo de aventura. Además, el dirigente del gremio destaca que cada vez son más las zonas conocidas en las que se pueden organizar este tipo de actividades, ya que tras el proceso de paz con las Farc, se tuvo acceso a lugares a los que antes era difícil ingresar. Precisamente por esto, estas zonas suelen estar muy bien conservadas. “Realizar estas actividades al aire libre no solo es recreativo, sino que induce a la conservación de los recursos naturales y a valorar la biodiversidad”, dijo Gómez.