.
ARCHIVO Llegó la hora de la industria y el agro en negociaciones con Japón
sábado, 1 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cinthya Ruiz Granados - cruiz@larepublica.com.co

Las negociaciones para un Acuerdo de Asociación Económica con Japón van viento en popa. La cuarta ronda de debate terminó el 14 de febrero y hoy comienza una minironda para el sector servicios que quedó excluida en la anterior sesión.

La quinta ronda de negociaciones será el próximo 12 de mayo en Tokio, allí se discutirán los temas sensibles del Acuerdo: industria y agro.

A Colombia le preocupa la industria y al país asiático el agro. “Ellos tienen sensibilidades, nosotros también, las de ellos están concentradas en productos como el arroz y las nuestras en el sector automotor”, asegura Javier Gamboa, jefe negociador del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para el tratado comercial.

Gamboa afirma que aunque las negociaciones están en una etapa temprana, desde ya los miembros de la mesa de trabajo ven el proceso en términos positivos y preparan una propuesta para que ningún país salga perdiendo.

La lista de productos y bienes se empezó a negociar en la última sesión y para mayo, Colombia y Japón deberán presentar en detalle qué trato quieren con cada subpartida. Por ejemplo, Colombia está interesado en lograr máxima liberación en el ámbito agrícola y agroindustrial y Japón está interesado en la liberación de la industria. “Las listas de bienes y servicios suele ser el tema más demorado en este tipo de acuerdos”, ratifica Gamboa.

La principal ventaja que tiene firmar un Acuerdo con Japón es, según Hernán Vallejo, especialista en comercio exterior, que “sería un paso más en el proceso de integración económica con Asia. Ya hay tratados en proceso de aprobación con Corea e Israel y Japón. Este último es el segundo mercado más grande de Asia”.

Otro de los beneficios según Mauricio Escobar, decano asociado de comercio exterior de la Universidad Sergio Arboleda, es la recepción de inversión extranjera que tendría el país para infraestructura, servicios, industria automotriz y tecnologías de la información.

¿Qué más se discute?
En las mesas de negociación se discuten ocho puntos además del acceso a mercados de bienes agrícolas e industriales. Estos son: competencia, comercio electrónico, cooperación, procedimientos aduaneros y facilitación del comercio. Así como obstáculos técnicos al comercio, asuntos institucionales, mejoramiento del ambiente de negocios y compras públicas.

Con algunos capítulos ya se ha avanzado y con otros, las discusiones han sido pocas. La mesa de mejoramiento de negocios ya se cerró. Con respecto a competencia, antes de la quinta ronda, las partes enviarán información para avanzar en un Acuerdo básico y uno de implementación.

Sobre comercio electrónico se ha discutido que el intercambio de bienes y servicios deberá ser con costos casi nulos. En la mesa de cooperación, se acordó la creación de un Acuerdo Complementario, que tratará la colaboración de Japón a Colombia en las áreas de: comercio, industria, mipymes, pesca y acuicultura, ciencia, tecnología e innovación, tecnologías de la información, turismo, agricultura y transporte.

Obstáculos técnicos al comercio se inició en la cuarta ronda. Y, en el capítulo de obras públicas ya se ha tocado el tema de que todas las entidades que incluirá Colombia en su cobertura seguirán un único procedimiento que está en el Estatuto de Contratación. Éste es uno de los acuerdos en donde Colombia podría sacar más ventaja para la inversión japonesa.

Gamboa dice que el objetivo es “que los colombianos puedan ser tratados como japoneses en las compras del Estado y que Japón pueda hacer lo mismo en Colombia. Es una ganancia complementaria porque somos dos economías completamente distintas”. Para el jefe negociador, “el japonés es un inversionista en áreas donde Colombia tiene altos cuellos de botella en competitividad, como en desarrollo tecnológico, construcción e infraestructura”.

Oportunidades de Colombia
Los productos ganadores de llegar a firmarse el acuerdo, como ya se ha dicho serían los agrícolas. “Nuestros potenciales son frutas, hortalizas, jugos, bebidas lácteas, quesos, café procesado, carnes incluyendo pollo, cerdo, res”. También hay que destacar que la industria textil saldría ganadora. “Hay oportunidades en la industria por la diferencia de Colombia con el nivel industrial de Japón, por ejemplo calzado, confecciones como la ropa interior femenina, vestidos de baño, cosméticos, jabones. El sector privado está buscando acceso”, explica Gamboa. La industria se beneficiará por la transferencia de tecnologías y la vinculación de encadenamientos productivos. “Si bien es cierto que los productores de automotores se han quejado, la verdad es que los encadenamientos globales pueden mejorar las posibilidades de las empresas colombianas de autopartes”, añade Escobar.

Algunos de los departamentos que más oportunidad de exportación tendrían son Santander, Caldas, Casanare, Norte de Santander. Las conversaciones con Japón llevan un año y dos meses. Los tiempos normales de negociación pueden tardar dos años, es decir que de salir todo bien, Colombia vería más cerca su entrada al segundo mercado más importante de Asia a finales de 2014.

Las opiniones

Javier Gamboa
Jefe negociador del mincit en acuerdo con Japón

“Nuestros intereses están en el agro por su poder adquisitivo, es la tercera economía más grande del mundo. Tenemos que conseguir acceso tratando esas sensibilidades”.

Mauricio Escobar
Decano asociado de comercio U. Sergio Arboleda

“La ventaja de este acuerdo es la recepción de inversión. Los encadenamientos globales pueden mejorar las posibilidades de las empresas colombianas de autopartes”.