.
ARCHIVO La revolución del jean
martes, 22 de marzo de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El precio promedio de un pantalón de dénim es de US$45 ($142.000), y según la investigadora de mercados, una mujer tiene en promedio siete jeans, mientras que un hombre suma unos seis pantalones .

Pero, ¿cuál es la razón de este amplio mercado del jean? A pesar de que la prenda fue creada hace 142 años, ha logrado mantenerse vigente. Eso explica que 60% de los estadounidenses usen esta prenda al menos cuatro días a la semana para trabajar, pues 96% de la población cuenta con un par de dénim.

En Colombia, el producto tiene tal importancia que en la anterior versión de Colombiatex de las Américas se rindió un homenaje a esta prenda textil. Carlos Botero, presidente de Inexmoda, señaló que “ha habido una evolución muy importante en esa prenda, partiendo de la base de que es mucho más liviana, con mayor diseño. Eso es lo que la ha hecho exitosa”.

Steven B. Shiffman
Director ejecutivo de Calvin Klein
Para nadie es extraño el hecho de que con Calvin Klein nacieron los jeans de diseñador. Y aunque la empresa surgió fabricando abrigos en la década de los 60 y encontró en la ropa interior una mina de oro, los jeans acompañaron su crecimiento desde 1977.

El éxito fue tal que tan solo dos años después, en 1979, la compañía era la segunda en ventas en el segmento de jeans de diseñador, después de Gloria Vanderbilt. Además, tenía la quinta parte del mercado. Pero la masificación de la firma llegó en los 90 cuando lanzó su famoso comercial con la actriz Brooke Shields.

John Ermatinger
Director ejecutivo de True Religion
Transformar una prenda de obrero en lujo. Eso fue lo que hizo famosa a la marca True Religion, en la que los precios de sus pantalones pueden ir desde $663.000 hasta $3,5 millones. La compañía, que nació hace 14 años en Los Ángeles, es mundialmente famosa por su modelo de jean clásico de cinco bolsillos que, como no podía ser fabricado en las máquinas de coser conocidas, hizo que se reinventaran.

La compañía, dirigida por John Ermatinger, fabrica aproximadamente cuatro millones de pantalones anualmente y vende sus productos en más de 50 mercados.

Alessandro Bogliolo
Director ejecutivo de Diesel
El italiano Alessandro Bogliolo sabía que si quería introducir una marca de jeans al mercado estadounidense tenía que competirle de frente a Levi’s. Es por esto que el primer local de Diesel se ubicó frente a su tienda en Manhattan. Pero la empresa no tenía la cantidad de producto para llenar el local de 15.000 metros cuadrados. ¿Cuál fue su solución? Construir una cabina para que un DJ tocara y poner un bar. Y si se pregunta de dónde proviene el nombre de la marca, éste se relaciona con la crisis petrolera de 1970, cuando el diésel ganó importancia como combustible alternativo.

Eric C. Wiseman
Director ejecutivo de VF Corporation, propietaria de Wrangler Jeans
Aunque la predecesora de Wrangler fue fundada en 1904 como un pequeño taller de ropa para obreros, fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que la compañía pudo dedicarse a lo que la hizo famosa: hacer jeans para los vaqueros y los asistentes de rodeo.

En 1936 la empresa había implementado el uso de una tela especial que reducía el encogimiento de la ropa, lo que llamó la atención de fábricas y ejércitos, y entre 1939 y 1945 fue proveedor militar. En 1986 Wrangler fue adquirida por VF Corporation, propietaria de otras marcas de ropa y calzado como Vans y The North Face.

Charles Bergh
Director ejecutivo de Levi Strauss & Co
Parece increíble pensar que una doble costura se haya convertido en una patente, y detrás de eso estuvo el alemán Levi Strauss. En 1873 el empresario le agregó a sus jeans la doble fila de hilo en los bolsillos traseros para proteger su invento. Pero la prenda ya tenía fama de disruptiva unos años antes: se le habían agregado taches en las terminaciones de los bolsillos, donde era más probable que se rompieran.

Años más tarde incluyó las famosas etiquetas rojas y, por último, agregó el bolsillo ‘monedero’ o ‘relojero’ en la parte de adelante.