.
ARCHIVO La policía de Yokohama capturó a japonés por portar armas 3D
jueves, 8 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Camila Reina - mreina@larepublica.com.co

La policía de Yokohama, en el sur de Tokio, informó ayer de la detención de un hombre por posesión de armas hechas con impresoras 3D que según las autoridades eran idénticas a armas reales, ésta es la primera detención de este tipo en Japón.

El hombre de 27 años es empleado en una facultad de nipona y fue retenido por supuesta tenencia ilegal de dos armas en su domicilio de Kawasaki, en la prefectura de Kanagawa, al sur de la capital nipona.

Este caso es el primero registrado por las autoridades niponas, en donde aplican la ley de control de armas de fuego a pistolas producidas por impresoras 3D, al considerar que éstas pueden tener el mismo aspecto que las reales y ser letales, según informó la agencia de noticias Kyodo.

La policía local confiscó cinco armas, de las cuales dos tenían el potencial de disparar balas letales, según información local. Además confiscaron una impresora 3D de la casa del hombre, aunque no encontraron ninguna munición.

Las autoridades iniciaron la investigación al sospechoso después de encontrar un vídeo suyo en internet en el que mostraba las pistolas y afirmaba haberlas creado con tecnología 3D.

El detenido aseguró que “es cierto que me las he hecho, pero no pensé que era ilegal”.

Esta impactante tecnología que tienen las impresoras en 3D tienen aplicaciones en diferentes campos como la medicina, la arquitectura y la electrónica, pese a que su uso para la construcción de armas de fuego tiene en alerta a las autoridades y ha generado debate sobre los permisos y prohibiciones por parte de los gobiernos de todo el mundo.

En algunos países como Estados Unidos y Reino Unido ya se ha alertado sobre el fácil acceso a estos dispositivos y sobre la disponibilidad en la web de diseños para imprimir las armas, que por estar hechas en materiales como la resina pueden pasar de manera inadvertida por detectores de metales.

Esta tecnología permite que máquinas que se consiguen en el mercado de precios relativamente cómodos, puedan fabricar objetos físicos complejos gracias a la acumulación de capas de polímero.

En Estados Unidos, el año pasado la polémica por la construcción ‘casera’ de armas surgió después de que un grupo en Texas publicó los planos para construir un arma con estas impresoras 3D, completamente funcional.

A finales del año pasado el Congreso estadounidense renovó la ley que prohibe las armas de fuego que no tiene metal.