.
ARCHIVO Crisis de desabastecimiento en Venezuela anima el comercio de alimentos en Cúcuta
sábado, 17 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cinthya Ruiz Granados - cruiz@larepublica.com.co

La crisis de desabastecimiento en Venezuela no ha afectado al consumidor cucuteño y más bien ha favorecido, pues ha ayudado a reanimar el comercio de los alimentos nacionales.

El racionamiento de productos del vecino país junto con el cierre nocturno de la frontera que se dio en agosto ha permitido que el sector arrocero, avícola, de bebidas, entre otros, se estén beneficiando.

Las fuertes redadas que ha tenido la guardia venezolana han sido un aliciente para los comerciantes locales que se venían quejando del contrabando desde el Estado Táchira. No obstante, ciudadanos en Cúcuta dicen que a pesar de que no hay mercancía en San Antonio y Ureña (ambos ubicados en Venezuela), todavía se consiguen productos extranjeros en las distribuidoras de alimentos de la ciudad.

Esta afirmación también la corroboran algunos gremios de productos de la canasta familiar.

Por ejemplo, Andrés Valencia, presidente de Fenavi, dice que “uno de los grandes problemas que tenían en esta región era el contrabando de pollo, por eso nos gustó mucho la medida del cierre de frontera, pero aún persiste el contrabando”.

Mientras en 2013, el contrabando de pollo llegaba a 1.500 toneladas por mes, después de estas medidas y del empeoramiento de la situación en Venezuela, el contrabando se ha reducido cerca de 30% y Valencia calcula que las toneladas que entran ilegalmente suman 1.000.

“Todavía hay incentivos por el diferencial cambiario para que exista el contrabando. Además vemos que no es un pollo producido allá sino que es importado de Brasil o de Nicaragua, a pesar de eso hemos visto un repunte en el consumo local”, dijo el dirigente gremial.

Los empresarios en Cúcuta le han manifestado a Valencia que sí han visto aumentar sus ventas y debido a la poca capacidad instalada que hay en la ciudad han tenido que traer pollo desde Santander.

No obstante, si bien perciben un repunte en las ventas de pollo crudo, los empresarios ven que está ingresando de manera ilegal el animal vivo desde Venezuela. “No podemos descartar que haya carne de pollo que se sacrifique en Cúcuta a partir de animales vivos que se traen en Venezuela, el contrabando se presenta”, agregó Valencia. Este flagelo es un posible peligro sanitario porque puede proliferarse la enfermedad Newcastle.

En el caso del huevo, el producto nacional es superior en cantidad al que entra por contrabando y no llega a Cúcuta sino a la Guajira. Se habla de que por cada 1.000 huevos colombianos entra uno venezolano.

Por el lado del sector arrocero también se ven los buenos efectos del cierre fronterizo y del desabastecimiento.

El presidente de Fedearroz, Rafael Hernández, explicó que el cambio en el consumo del grano en la zona de frontera se dio desde que se anunció el cierre nocturno. “El contrabando era producto de un lavado de activos, el diferencial cambiario con Venezuela los favorecía, por eso hemos visto un incremento en el consumo del arroz nacional”.

Desde la Cámara de Comercio de Cúcuta aunque no tienen una cifra, sí ven que se ha disminuido el contrabando.

Al presidente de la corporación José Miguel González, le han llegado manifestaciones de empresarios vinculados a Agronorte y Asozulia, que le han dicho que se ha bajado el contrabando y ven una recuperación del mercado interno.

“El contrabando sigue siendo una distorsión en muchos productos pero sí creemos que se ha dado una reducción en la canasta básica”, afirma González.

Esta situación no ha sucedido con productos como la gasolina donde el flagelo continúa latente.

El presidente también dice que la crisis en el vecino país ya no los afecta tanto a como lo hacía hace cinco años. “Cada vez son menos los impactos de la crisis, es el tercer destino de exportación del departamento que ha diversificado sus mercados”.

Incluso en la Dian, también han visto una reducción en las aprehensiones. Mauricio Villán, jefe de fiscalización de la entidad en la sede de Cúcuta, asegura que la reducción ha sido de 25% en todo el año. “La disminución significa que ya no se trafican productos que no se ven en el mercado venezolano como el arroz o los jabones”.

El técnico también dice que ya no se ven productos como el café, la mayonesa o las bebidas gaseosas, pero que el contrabando de medicamentos persiste debido a la diferencia cambiaria así como el de productos veterinarios.

Según un reporte entregado, entre noviembre y diciembre de 2013 se habían realizado 804 aprehensiones por un avalúo de $1.982 millones, para 2014 las incautaciones se redujeron a 573 pero el avalúo de la mercancía decomisada fue de $5.455 millones. No obstante la caída fue de 40%.

Hay que aclarar que la zona de frontera es muy sensible a los cambios que determinan cada gobierno y por eso sufre alto riesgo en su comercio local.

La otra cara del comercio sin venezolanos
Si bien la lucha por el contrabando parece estar dando resultados, la otra cara de la situación de la crisis en Venezuela es que el venezolano debido a la devaluación de su moneda no tiene el poder adquisitivo para comprar productos en Colombia y por eso el comercio de otros productos distintos a alimentos en Cúcuta se ve afectado. Diego Rengifo, vicepresidente técnico de Analdex, dice que “esta situación se presenta en muchas de las personas que iban a Cúcuta a hacer sus compras, ya los presupuestos no les alcanzan y deben recurrir a hacer las filas de productos subsidiados por el Gobierno venezolano”. Por eso, otros sectores de comercio cucuteño como el de calzado, tecnología, prendas de vestir, y las casas de cambio, se ven afectados ante la ausencia de venezolanos en la ciudad. Aunque las ventas de los comerciantes colombianos han caído, también ocurre que muchos de ellos van a Venezuela a comprar allá debido a los beneficios en precios que trae la devaluación del Bolívar. “La tasa de cambio es un tema favorable marca un parámetro para comprar más productos de allá que de acá”, agrega Rengifo.

Las opiniones

Andrés Valencia
Presidente de Fenavi
“Todavía hay incentivos porel diferencial cambiario para que exista el contrabando, se comercializa animal vivo. A pesar de eso hemos visto un repunte en el consumo local”.

José Miguel González
Presidente de la cámara de comercio de Cúcuta
“El contrabando sigue siendo una distorsión en muchos productos pero sí creemosque se ha dado una reducción en la canasta básica. Los empresarios ven recuperación”.