sábado, 3 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

José Roberto Concha V.

El sector del calzado presenta a nivel mundial un dinamismo muy importante, no solo por la necesidad que tiene la población de utilizar esta prenda, sino también por los constantes cambios en las tendencias de la moda que llevan al consumidor a aumentar la demanda de dicho artículo.

Esto se refleja en el crecimiento constante que ha mostrado el mercado mundial del calzado, el cual alcanzó un incremento del 3% en el año 2012 comparado con 2011, alcanzando la no despreciable cifra de US$345.000 millones en ventas. Las principales compañías globales que lideran este sector son: la marca norteamericana Nike y las alemanas Adidas y Puma.

El principal país fabricante de calzado es China, con el 63% de la producción total, seguido, muy de lejos, por India que produce el 6% del total mundial de zapatos.

El consumo, en cambio, está concentrado en el mundo occidental, siendo en Estados Unidos y en Europa Occidental donde están el 34% de la demanda por calzado.

En cuanto al consumo en Colombia, la demanda interna fue de 49 millones de pares en 2012 existiendo una industria fuerte y bien conformada, con capacidad probada exportadora. Por esta razón, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT) incluyó el sector de calzado, con justa razón, en el Programa de Transformación Productiva (PTP), que busca fomentar la productividad y la competitividad de sectores como Agroindustria, Manufacturas y Servicios. Es en el sector Manufacturas donde se encuentra enmarcada la industria de Calzado considerada dentro del eje de la Moda.

En el 2012 el MinCIT mostró los resultados obtenidos del PTP durante los primeros 7 meses del año, donde se pudo observar que las exportaciones de 13 sectores del PTP (sin incluir el sector servicios) crecieron en un 8,2% equivalente a US$3.900 millones, lo que representa un crecimiento del 22% respecto al 2011 en el mismo periodo. En cuanto al empleo alrededor del 14% del empleo nacional fue generado por las empresas del PTP.

Para el año 2012 el sector del calzado en Colombia presentó un crecimiento del 5% sobre el año anterior, que se evidencia en las ventas reportadas, las cuales pasaron de ser $810.000 millones en 2011 a $850.000 millones en 2012. La industria del calzado local está compuesta por 115 empresas entre las cuales se destacan Manisol, Croydon, La Maravilla y Stanton; las cuales tuvieron respectivamente 29%, 11%, 8% y 7% de participación en las ventas totales del sector.

En los últimos años el sector colombiano se ha enfrentado a un importante proceso de reestructuración derivado del crecimiento de la competencia internacional que ha originado una entrada masiva de zapatos provenientes del Asia a precios muy bajos.

En cuanto al comercio exterior, encontramos que las exportaciones colombianas presentaron una caída pasando de US$24 millones en 2011 a solo US$19 millones en 2012. Mientras que en las importaciones para el año 2012 pasaron de US$ 55 millones en el año 2011 a US$ 71 millones, ubicando a China como el principal país de origen en esta partida de importación.

La razón del incremento en las importaciones se debe a la llamada ‘amenaza China’ , pues sus bajos costos de mano de obra les permite ofrecer calzado a precios de US$1, mientras que el costo promedio de producción de un par de zapatos en Colombia es alrededor de US$ 6 a US$ 7. Por esta razón y con el fin de controlar la entrada de zapatos de origen chino y proteger la industria nacional, el gobierno decidió implementar un impuesto ad-valorem del 10% sobre el valor CIF de la compra más un impuesto especifico de US$5 a cada par de zapatos que ingrese al país, el cual comenzó a regir a partir de marzo del 2013.

Esta medida ha arrojado resultados positivos ya que en lo que va corrido del año, se ha evidenciado que el ingreso masivo de zapatos chinos ha bajado pasando de 1.5 millones a 360.000 de pares. Mientras que las importaciones totales pasaron de ser 7.7 millones de pares a 3.5 millones de pares.

Es entonces el momento que la industria del calzado colombiana aumente su productividad y eficiencia, para conquistar los pies de millones de clientes en los nuevos mercados que se abrieron con los TLC para llevar nuestras marcas, calidad, competitividad y diseño a satisfacer los deseos de consumidores ávidos por nuevos y mejores productos.