.
ARCHIVO Asia ya no es el futuro, es el presente
sábado, 1 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrés Muñoz

En las revistas, periódicos, universidades y círculos empresariales se habla que el futuro es Asia, sin embargo el asunto radica en que ya no es más el futuro, es el presente.

Y nuestro Gobierno por fin parece entender que no se debe hablar más del futuro, sino desarrollar el presente con esta región del mundo que actualmente es la de más crecimiento económico y mayor intercambio mundial en comercio e inversión.

En los últimos años el tema asiático ha estado un poco más en la mesa y agenda de nuestro Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Finalizando un TLC con Corea, se ha pensado en iniciar conversaciones con República Popular China y actualmente se está negociando un Acuerdo de Asociación Económica (AAE) con Japón, el cual inició formalmente en diciembre del 2012, con cuatro rondas de negociación.

Estas negociaciones y acuerdos con el Asia, como cualquier otro con diferentes países y regiones del mundo, tiene pros y contras, oposición y apoyo por los diferentes sectores y gremios de la industria, comercio y servicios. Pero en un mundo cada vez más competitivo y una aldea global cada vez más pequeña, en donde para Colombia el lejano oriente se ha convertido hoy día en el cercano occidente, es importante afianzar los lazos económicos, comerciales y políticos con los países de Asia, especialmente con los que tiene más relaciones e historia en todos los sentidos como es el caso de Corea y Japón.

Colombia con Japón en los últimos diez años ha incrementado el intercambio de bienes y servicios de US$723 millones a US$1.960 millones en el 2012, a la vez que las exportaciones han pasado de US$165 millones a US$453 millones y aunque en términos de porcentajes es significativo, el monto aún es pequeño y se debe hacer mucho más. En este orden de ideas, el país hace bien en negociar con las economías asiáticas, así como lo ha hecho Chile que exporta 30% de sus rubros a Asia y Perú que cada día exporta más a esta región, al igual que han atraído mayor inversión de estas naciones y también mayores importaciones, lo que dinamiza las economías, las hace crecer más y expande sus mercados con la región y los países mas dinámicos del mundo.

El punto radica en que nuestros equipos negociadores con su experiencia, conocimiento e información deben buscar que las negociaciones den oportunidades a nuestra economía y que la suma de toda la ganancia y pérdida en la ecuación, al final dé un balance positivo para nuestro país de manera general, que para el caso particular de Japón podría incrementar la exportación de productos que ya tienen mercado desde hace muchos años como las flores, el café, los productos de mar y la agroindustria.

Al tiempo que se podrá importar partes y piezas para ensamblar diferentes productos de la industria manufacturera y otros productos finales que no producimos en nuestro país e irían en favor del consumidor final con mejores y más productos a precios competitivos. Esto sin contar la ampliación en cooperación, tecnología e innovación con Japón quien es uno de los países con mayor cooperación internacional en el mundo y no nos caería mal que nos apoyen y enseñen en ciertos procesos productivos.