.
ARCHIVO Arranque bien en la producción de sus cultivos
martes, 11 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Edna Portillo

Los cultivos semestrales -arroz, algodón, maíz y soya- se consolidan como una actividad productiva  y económicamente rentable; además, ocupan un lugar destacado en el sector agrícola primario.

Tal vez por esa razón el área plantada va en aumento. Para 2013 se reportaron un total de 861.364 hectáreas sembradas en el país y se espera que para 2014 se incremente,  situación que permitirá  tener una mayor estabilidad y participación en el mercado interno.

De esta manera se abren puertas para la comercialización  en  mercados internacionales  que  son  cada vez más exigentes,  lo que  ha obligado a quienes  participan en el segmento a ser  competitivos  mediante la adopción de  nuevas tecnologías,  el   uso  de herramientas disponibles  y la implementación de  prácticas acordes con la oferta ambiental que, a su vez, garantizan el  buen estado  fitosanitario de los cultivos, reflejan  óptimas producciones   y  se traduzcan en ganancias,  que reafirmen la  permanencia en la actividad de quienes hacen parte de la cadena productiva.

Por esto, cobra importancia el acompañamiento técnico de quienes por su formación y  experiencia  tienen la responsabilidad de  asesorar, asistir, manejar y contribuir al  desarrollo permanente de los cultivos,  permitiendo   que expresen su potencial genético en aras de elevar los componentes  que determinan el  rendimiento.

Para lograr excelentes resultados se debe realizar un manejo integrado que incluya las labores previas al establecimiento, entendiéndose éstas como buenas prácticas de preparación del terreno. Estas deben estar encaminadas a brindar a las plantas mecanismos de defensa rente  a condiciones adversas durante el ciclo  reproductivo, mediante la   utilización de  variedades y materiales   recomendados para la zona, acompañadas de  control de arvenses, plagas y enfermedades, así como una nutrición completa y balanceada.

En estos momentos es de crucial importancia la labor de quemas para empezar con terrenos que permitan un adecuado desarrollo del cultivos sin la intervención de la competencia por arvenses. En esta práctica se hace indispensable el uso de coadyuvantes que permitan la protección del ingrediente activo de los herbicidas como es el Carrier.

Además, es el momento oportuno de preparación de la semilla y el estado durante el cual se debe asegurar la máxima germinación y enraizamiento de la misma a través de hormonas naturales y aminoácidos como los contenidos en Masai o Agrofat, una fórmula ganadora.