.
ARCHIVO Acceso real a EE.UU. para aprovechar el TLC
sábado, 13 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mauricio Escobar Salas

A un mes de cumplirse el primer año de vigencia del TLC entre Colombia y Estados Unidos es importante hacer el primer balance. Según datos de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, el total de importaciones de EE.UU. desde Colombia entre enero de 2012 y febrero de 2013 fue de US$28 billones . De eso, solamente US$9 billones ingresaron bajo el acuerdo, correspondiente a cerca de sólo el 34%.

La cifra no es negativa si se considera que el TLC sólo tiene un año. Pero entre una de las posibles causas para que no sea mayor debe considerarse la dificultad que tiene un número importante de empresas colombianas para cumplir con la normatividad y requisitos de acceso al mercado americano. El TLC otorga beneficios arancelarios pero esto no es suficiente para garantizar el ingreso a dicho mercado. Las empresas deben cumplir normas y estándares de calidad exigidos no solo por el gobierno sino también por empresas particulares.

El empresario colombiano debe entender que hay que adaptar los productos a las necesidades del mercado americano y de su sistema de vigilancia. Debe saber que existe la necesidad de ofrecer productos que generen seguridad a los consumidores, las plantas, los animales, el medio ambiente y el territorio americano.

Las siguientes son sólo algunas de las exigencias. Los productos alimenticios que ingresan al mercado estadounidense están vigilados por la FDA, el Aphis y el Departamento de Agricultura. Estos deben, en términos generales, demostrar su inocuidad y el control para que no afecten especies cultivadas en este país. Por su parte, los bienes de consumo están vigilados por la Comisión de Seguridad de Bienes de Consumo (Cpsc) y deben garantizar que no generan riesgos a la vida y salud de las personas. Normativas como la seguridad en juguetes son muy importantes. Los productos utilizados en proyectos de ingeniería, construcción y arquitectónicos son regulados por la Astm e igualmente deben garantizar estándares mínimos de desempeño y seguridad. Igualmente, los servicios están vigilados para que su prestación no afecte la salud o bienestar de los estadounidenses.

Por otra parte, no sólo el gobierno y sus entidades de vigilancia exigen requisitos para los productos. La tendencia es que cada vez más empresas soliciten ciertas certificaciones de calidad basadas en los intereses del cliente. Sellos éticos, verdes, y aquellos que garanticen el tratamiento y trazabilidad de los productos son indispensables para la venta a ciertos consumidores. Por ejemplo, el mercado de alimentos Kosher que viene en crecimiento en los últimos años y se espera sea de US$14 billones en 2013 según la firma Mintel, exige cumplir estándares muy altos para tener esta certificación y no muchas empresas colombianas están en capacidad de ofrecerla. Caso similar sucede con sellos como Fair Trade y Orgánico o declaraciones de salud en alimentos funcionales que son aquellos con suplementos alimenticios como Omega 3 o Calcio, entre otros. Este último por ejemplo, y según cifras de la Asociación de Comercio Orgánico -OTA- de EE.UU. es un mercado de US$29 billones anuales al que no se puede acceder si no se cuenta con ciertas certificaciones.

El cumplimiento de estas normas es de vital importancia para el ingreso al mercado de Estados Unidos. Las empresas colombianas deben conocer y aplicar está normatividad en sus bienes y servicios o de lo contrario el beneficio arancelario podría no ser de utilidad.

EE.UU. ha realizado 125 detenciones por falta de requisitos

Según datos de la FDA, entre abril de 2011 y abril de 2013 hubo un total de 358, desde la vigencia del TLC fueron 125 detenciones, de productos vigilados por esta entidad provenientes de Colombia debido al incumplimiento de requisitos de acceso. Entre ellos se encuentran problemas de etiquetado, falta de uso de inglés, inclusión de aditivos no permitidos, no mención de alertas alergénicas, etc.