.
Analistas 16/06/2021

No todo está perdido

Simón Gaviria Muñoz
Exdirector de Planeación Nacional

Según Gallup, 77,5% de los colombianos piensa que el país va por mal camino. En mayo, el Índice de confianza del consumidor cayó a -34,3%, su nivel más bajo, exceptuando el primer mes de pandemia. Cayó en todos los estratos y en todas las ciudades. No es solo que el pesimismo nos tiene desbordados, sino que solo vemos el enemigo adentro. Aquí empieza a morir la democracia. Ya no hay guerrilla, ni paras, ni cartel que amenace el país. El rival externo nos mantenía enfocados en salir adelante, la amenaza del abismo suavizaba diferencias ideológicas. Ahora se impone la narrativa del fracaso colombiano. Se está empezando a creer que los últimos años han sido solo de derrotas. Aunque es fácil sentarse a criticar todo lo malo que tiene el país, no todo está perdido.

Desde 1980, con la excepción de Chile, Colombia tiene el mayor crecimiento de ingreso per cápita en dólares en América Latina. De ser el país más pobre en Suramérica a comienzos de siglo XX, hoy es la economía numero 39 a nivel mundial. En la última medición del ranking mundial de competitividad Colombia alcanzó el puesto 57, su mejor posición en la historia. Derrotó la inflación con un banco central independiente. En la última década tuvo la inversión sobre PIB más alta de América Latina. Todo esto dejando de ser por coeficiente Gini el país más desigual de la región para ubicarse en el promedio. Antes del covid, en la última década la pobreza bajó 51%, con casi 17,6 millones de personas saliendo de ella. No es perfecto, pero algo avanzó.

Se puede criticar mucho cada proceso, pero el hecho es que hoy no hay Farc, EPL, Paras, Cartel de Medellín, ni Cartel de Cali. En su pico, Medellín tenía la tasa más alta de homicidios del mundo con 370 por 100.000 habitantes, hoy es según el New York Times es globalmente la ciudad más innovadora. La tasa de homicidios en 2019 fue la más baja de los últimos 44 años. En 2020 se dio la mayor cifra de erradicación manual de coca en la historia con 130.000 hectáreas. El programa de reparación de víctimas a 2019 de Colombia es 18,3 veces más grande que el segundo que es Chile. Es como reparar las víctimas de Francia, Reino Unido, y EE.UU. durante la segunda guerra mundial. Aunque falta, hoy Colombia es más seguro.

No solo aquí se logró cobertura universal de salud, sino que en la última década más de 5 millones lograron acceso por primera vez a agua potable. De lejos, hay más celulares que personas. La cuarta red de energía más limpia del mundo, podría serlo aún más con el potencial de 20.000 MW de solar y 8.000 de viento. El segundo país más biodiverso del mundo, es una potencia turística futura. Así como hay malo también hay bueno, el potencial enorme.

No hay nada de lo malo que tiene Colombia que lo bueno del país no pueda superar. No se puede caer en la trampa de pensar que no hay futuro. Si esto se daña es porque no lo quisimos salvar. En peores lugares nos ha cogido la noche, de esta tenemos que salir.