Analistas

La ruta es la educación

GUARDAR

Así como ha sido de exitosa la política de vivienda e inversión en infraestructura, con resultados favorables en la economía, el empleo y por ende en equidad social, se vislumbra para este cuatrienio, la educación como principal política del Gobierno, que impactará en el largo plazo. La vivienda y la educación deben ser política de estado.

En vivienda, el Gobierno la mantuvo como una política necesaria, habiendo introducido además elementos que fortalecieron la actividad inmobiliaria, con un marco legal que determina responsabilidades y define funciones de las entidades del orden nacional y territorial, que con el liderazgo del ministro Vargas Lleras cuando se estructuró y del actual ministro Luis Felipe Henao, pusieron a los líderes locales a apropiarse del plan y a los empresarios privados y al sector financiero a participar de su ejecución. 

La educación es el camino a la verdadera prosperidad. Instrumento adecuado para reducir la brecha de la desigualdad, que en Colombia es vergonzosa, es la educación y el conocimiento. Es necesario que el Gobierno profundice su compromiso con la educación pública en todos sus niveles y en la totalidad de los municipios del país. 

Pues bien, la hoja de ruta que acaba de plantear la ministra Gina Parody, está bien estructurada, busca la excelencia docente, continuar con la erradicación del analfabetismo, avanzar en el bilingüismo, tener más acceso con calidad a educación técnica, hacer grandes inversiones a la infraestructura educativa, lo mismo que apoyar con alimentación a los estudiantes más necesitados y becas universitarias para los más brillantes. La educación superior de alta calidad es un derecho de todos. 

Haciendo un paralelo con el magnífico resultado de la vivienda, el compromiso de la Ministra con las autoridades locales y especialmente con los Secretarios de Educación, es el camino para lograr que se aplique la política nacional en las regiones. De igual manera, el Plan Nacional de Desarrollo 2015 – 2018 en discusión en el Congreso, contempla que se le asigne a la vivienda y a la educación, primeros lugares del presupuesto nacional con un 15% y 14% respectivamente para el cuatrienio.

No es coincidencia que en las regiones donde están las cuatro principales economías colombianas, se ubiquen las mejores universidades del país. La primera economía es Bogotá, que cuenta con las tres mejores universidades según clasificación internacional: Los Andes, la Nacional de Colombia y la Pontificia Universidad Javeriana; siendo también extraordinarias las universidades del Rosario y de La Sabana, entre otras.

La segunda economía es la del departamento de Antioquia, donde se destacan la Universidad de Antioquia y la EAFIT. Le sigue, la economía del Valle del Cauca, donde funciona la Universidad del Valle. La cuarta economía es la de Santander, donde está ubicada la Universidad Industrial de Santander UIS. Todas las universidades mencionadas, pertenecen a la lista de las mejores de Latinoamérica. 

En la mayoría de municipios intermedios y pequeños del país, la oferta de educación privada es inexistente, lo que hace que solo se ofrezca educación pública, que lamentablemente hoy no tiene la calidad deseada. La educación es la hoja de ruta de las oportunidades y la mejor forma de impregnar de prosperidad a toda la sociedad. Por ello, la ruta es la educación de calidad con alta cobertura.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés