Analistas

Infraestructura y renovación urbana

El acierto del gobierno nacional para que la Vicepresidencia de la República durante este cuatrienio lidere la ejecución de la infraestructura tendiente a modernizar el país, es el reto más grande que asume Germán Vargas Lleras en su vida profesional y de servidor público. Su liderazgo y capacidad gerencial son prenda de garantía ante esta mayúscula tarea.

Vargas Lleras manejará la Comisión de Proyectos de Interés General Estratégicos, que tiene no menos de tres decenas de megaproyectos incluidos temas de infraestructura de transporte, vivienda, desarrollo urbano, agua potable e incluso energía y minería; otra tarea asignada y complementaria es presidir la Comisión de Infraestructura. Por ello, será el coordinador institucional de los ministerios y las áreas del gobierno concurrentes para lograr este propósito.

Para que las ejecuciones se vuelvan realidad, se requieren las asignaciones respectivas del presupuesto nacional, concretar las fuentes de financiación complementaria, incentivar la inversión privada y las alianzas público  –  privadas;  y por supuesto, coordinar las acciones a nivel local para que este desarrollo sea concordante con las necesidades regionales. Se trata de inversiones que superan los $50 billones. El mercado de capitales y el ahorro de los colombianos representado en los Fondos de Pensiones tienen que jugar un papel fundamental.

 La coordinación institucional tiene que ver con un tema álgido derivado de la consulta previa a las comunidades donde se proponen las obras de infraestructura, dependiente del Ministerio del Interior y, con la participación del Ministerio de Ambiente que debe adoptar disposiciones que acaben con la discrecionalidad, se produzcan las licencias en menor tiempo y se eliminen trámites innecesarios. La Vicepresidencia debe tener la capacidad de conciliar la preservación del medio ambiente con la infraestructura para el desarrollo.

El trabajo de la Vicepresidencia tiene gran importancia con los gobernadores de departamentos y alcaldes, por las autonomías locales y por sobre todo, porque hay obras de infraestructura, que si bien se ejecutan en las principales ciudades, su impacto es regional e incluso nacional. Aquí caben temas de movilidad, agua potable y de renovación urbana, entre otros.

Para solo mencionar obras que requiere Bogotá, el gobierno nacional debe apoyar temas como el megaproyecto, correspondiente a la renovación urbana del CAN, liderado por la Corporación Virgilio Barco y coordinado con la Alcaldía. De igual manera, participar en la solución al grave problema de movilidad; y proyectos estratégicos de renovación urbana que transformen la ciudad, por ejemplo duplicar la capacidad vial de la Avenida Caracas e intervenir en la construcción de vivienda en altura con desarrollos comerciales a nivel de primer piso y usos complementarios en este eje, corazón de la capital.

Para el propósito de la renovación urbana, el gobierno cuenta con un instrumento creado por el Fondo Nacional del Ahorro que ha denominado dicha institución de vanguardia como Tasa al Ahorro Construyendo Sociedad. El modelo que consiste en la adquisición de vivienda basado en el leasing habitacional, incorpora un componente de ahorro en el canon mensual que paga el locatario, permitiendo al final, que se convierta en propietario sin haber pagado cuota inicial. Pues bien, los Tacs se pueden utilizar en macroproyectos con participación de inversión privada.

Así, las nuevas funciones de la Vicepresidencia de la República y sus ejecutorias impactarán en el desarrollo social y económico del país.