.
Analistas 20/09/2021

Salud: después de la pandemia

Sergio Martínez
CEO Global de Keralty

La forma en que se ha afrontado la atención y el cuidado de la salud en medio de la pandemia, a pesar de las dificultades que una situación de esta magnitud trae, ha sido positiva. El año pasado enfrentamos un enemigo que todos desconocíamos. No obstante, nos unimos para luchar desde distintos frentes: administración pública, sector privado, áreas científicas y educativas, departamentos de empresas y universidades. Para todos lo importante y urgente fue lo mismo y actuamos de manera coordinada.

La llegada del covid-19 implicó, entre otras cosas, la aceleración de proyectos tecnológicos que se tenían planeados para ejecutar en el mediano y largo plazo. Esto nos deja hoy con un sistema más fortalecido en materia de atención y con mayores oportunidades para llegar a más lugares con diferentes especialidades.

Se trata de un tema mayor porque, en el caso de EPS Sanitas y Colsanitas, pasamos de 1.000 teleconsultas al mes antes de la pandemia, a más de 1,8 millones en el primer semestre de 2021. Esto, sin duda, facilita el acceso a la salud de más colombianos que hoy pueden recibir atención desde cualquiera de nuestros 250 centros en el país o en sus casas a través del teléfono, chat o videoconsulta.

Este avance no puede parar y, por el contrario, lo que indica es que debemos continuar fortaleciendo el sistema de salud en el país, pues no podemos perder de vista que para mantener saludable y autónoma a la población, más que dedicarnos a tratar enfermedades, es necesario hacer énfasis en la prevención, identificación y gestión de riesgos en la salud.

Hoy tenemos más información que en marzo de 2020 y, sobretodo, contamos con la posibilidad de vacunación, que se demuestra científicamente como el mejor remedio en la lucha contra el covid. Adicionalmente, ya hemos aprendido a convivir con los cambios que este virus ha traído a nuestras vidas, por lo que se hace necesario pensar tanto en la época post covid, como en retomar aquellos planes para robustecer la atención en salud que, por la emergencia, pasaron a un segundo plano.

En este sentido, me gustaría hacer énfasis en dos puntos en los que considero debe avanzar el sistema. Primero, en la atención especial que desde el sector salud, las empresas, el Gobierno Nacional y la población en general, se debe dar a las secuelas y los síntomas prolongados del covid.

No podemos pasar por alto que, entre 10 y 35% de los pacientes que requirieron hospitalización, están en riesgo de presentar covid prolongado y la cifra aumenta a 80% en aquellos con manejo intrahospitalario o enfermedad severa. Debemos apoyar la recuperación integral desde lo físico y socio-emocional. Con esto además generamos conocimiento alrededor de las consecuencias de la pandemia en las personas.

En segundo lugar, debemos hacer énfasis en la prevención. Esta es fundamental para controlar el alto costo y optimizar los recursos del sistema, teniendo en cuenta que son limitados. Es necesario obtener los mejores resultados en salud con cada peso invertido y, en parte, esto es posible a través de las sinergías de los actores del sistema. Nuestra invitación es trabajar unidos y coordinados en pro de la salud de los colombianos, como lo hicimos durante la pandemia, sin perder ese espíritu que, pese a la dificultad, nos unió con un único objetivo: cuidar de la gente.

Si algo nos ratificó la pandemia es que la salud física y mental de las personas es la columna vertebral del desarrollo, la economía, la productividad y en general de la sociedad. Por ello, mientras continuamos atendiendo lo que trae el Covid, debemos avanzar en paralelo en la optimización de recursos y creación de herramientas para fortalecer el acompañamiento integral de la población, basados en la prevención y anticipación.