Analistas

Evaluando alertas, mitigando riesgos

GUARDAR

La economía colombiana se ha destacado durante los últimos años por ser una de las más sólidas a nivel regional. Y es que sus logros no han sido pocos, si se tiene en cuenta que tras el desplome en los precios internacionales del crudo, sólo algunas de las economías emergentes continúan registrando tasas de crecimiento positivas y un moderado deterioro en sus condiciones internas. A pesar de ello, parece existir ya un consenso sobre las dificultades y los riesgos que se avecinan, por lo que este año se puede catalogar como el más complejo del último quinquenio.

Esta situación no es para menos, pues no solo existen numerosos riesgos a nivel macroeconómico y financiero, sino que estos provienen de diversos frentes. A nivel interno, la desaceleración económica amenaza con afectar la tendencia decreciente en la tasa de desempleo, lo que podría impactar directamente el ingreso de los hogares y su capacidad de consumo.

De igual forma, el aumento en las tasa de política monetaria aumentará el costo del fondeo y del crédito en un contexto de desaceleración de la actividad productiva. En este punto vale la pena destacar que el aumento de la tasa del Banco de la República se gestó en medio de un esfuerzo por contener el incremento desbordado de la inflación, que ya llegó a un no despreciable 7,4% a causa del fenómeno de El Niño y del impacto del pass-through.

De otro lado, es indudable que riesgos de gran envergadura también provienen del entorno internacional y han generado serias preocupaciones acerca de su impacto sobre el desempeño local. En efecto, no cabría esperar que las cotizaciones internacionales del crudo aumenten considerablemente en el corto plazo, teniendo en cuenta los volúmenes de sobreoferta que se vislumbran a nivel mundial, la moderación de la actividad productiva en China y la falta de un mayor dinamismo de la actividad económica europea. Adicionalmente, la merma en los ingresos petroleros y unas condiciones macroeconómicas menos favorables se han ido traduciendo en una mayor percepción en los indicadores de riesgo país. 

Estos factores, acompañados de un peso fuertemente depreciado, han puesto de presente no solo la vulnerabilidad de las finanzas públicas bajo este escenario, sino una continua volatilidad en los mercados financieros.

Resulta evidente entonces que el sector financiero no se encuentra ajeno a esta coyuntura y a las alarmas que se han encendido durante los últimos meses. Si bien la banca en Colombia se ha venido consolidando y expandiendo bajo criterios de responsabilidad, no puede desconocerse que algunas variables de su entorno especifico podrían sufrir algún grado de tensión importante  ante una creciente incertidumbre y deterioro de las condiciones económicas. A pesar ello, es importante destacar que las perspectivas del sector lucen optimistas, teniendo en cuenta que el monitoreo sobre sus principales variables de funcionamiento, solidez y riesgo dan un parte de tranquilidad.  

Las más recientes estimaciones del Indicador de Alerta Bancaria calculado en Asobancaria indican que pese a que los riesgos macroeconómicos y financieros han aumentado frente a los niveles observados hace dos años, en ningún momento representan un riesgo contundente para la estabilidad del sistema. De hecho, el nivel de riesgo a pesar de su incremento se mantendrá lejano con respecto  al observado en la crisis de la década de los años noventa y también frente a la desaceleración que vivió la economía colombiana en 2009.

De tal forma, este panorama permite reafirmar que no serán despreciables los riesgos y tensiones a los que se verá enfrentada la economía y la industria bancaria en 2016. Dicha situación encontrará a una banca fortalecida, que no será inferior a los retos planteados y que seguramente, consciente del monitoreo de alertas tempranas sobre el contexto macrofinanciero, mitigará los distintos riesgos ante la confluencia de factores que harán de este año el más complejo desde 2009.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés