Analistas

Aniversario de la crisis de la vivienda

GUARDAR

En esta semana la Asociación Bancaria llevó a cabo su 10 Foro de Vivienda “Integración con Visión” en el cual se discutieron las perspectivas del sector de la vivienda, a la luz de la crisis económica de fin de siglo y de la crisis hipotecaria registrada en ese entonces. En el curso del Foro se recordó que la crisis hipotecaria de fin de siglo tuvo como causa principal el impacto adverso de la Crisis Asiática sobre la economía colombiana y que como resultado de ello hubo un cierre al acceso al crédito externo para Colombia que sumado a los desequilibrios económicos internos se tradujo en que en el año de 1999 se registrara una caída sin precedentes del PIB (-4%) e inimaginable de la edificación (-27%).

Más aun, se recordó que, en ese entonces, en Colombia se presentaron simultáneamente crisis financiera, crisis cambiaria, crisis fiscal, y crisis de la vivienda y del Sistema de Ahorro y Vivienda, UPAC, además de una crisis social por el alto desempleo y el empobrecimiento de las familias por la caída de los ingresos. La crisis de la economía exigió la adopción de un severo ajuste macroeconómico y del sector de la vivienda, mediante medidas de apoyo a las corporaciones de ahorro y vivienda dirigidas a proteger a los ahorradores, a los deudores hipotecarios, el funcionamiento del sistema de pagos y los mecanismos de financiamiento a la vivienda. El desaliento de la economía redujo el valor de las viviendas y el aumento de las tasas de interés originado principalmente en el cierre del crédito externo elevó el costo del crédito hipotecario. El resultado fue un deterioro de la calidad de la cartera hipotecaria de magnitud nunca antes vista, pues el índice de cartera morosa alcanzó más de 35%.

Esta situación de lo sucedido hace veinte años contrasta con lo que se viene registrando hoy en día y con las perspectivas de la edificación y del crédito hipotecario, según tuvo oportunidad de explicarlo en el Foro el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón. Si bien el alto representante del gobierno reconoce que la actividad de la edificación continuó registrando un crecimiento negativo en 2018, aunque menor que años anteriores, que será cercano al -1,2%, el Ministro, al igual que los órganos independientes de investigación económica como Anif y Fedesarrollo y a entidades como Camacol, prevén que la actividad de la edificación y, en general, de la construcción pasará a presentar un aumento en el 2019 y en los años venideros. Fedesarrollo estima que la tasa de crecimiento de la construcción en el año en curso será de 3,0% e inclusive pronostica tasas anuales de aumento superiores a 4,4% para años posteriores. El Ministro resalta que los indicadores líderes tales como el crecimiento del empleo en la construcción, las ventas de cemento, las licencias de construcción de vivienda de interés social VIS, las encuestas de disposición a comprar vivienda, el crecimiento de la cartera hipotecaria de 9% y el hecho de que las tasas de interés estén en su nivel más bajo son todos factores que auguran la recuperación de la edificación de vivienda. Para el más largo plazo la meta del Gobierno es la búsqueda de la profundización de la cartera hipotecaria y la de lograr una mayor progresividad de los subsidios de vivienda y anunció la creación de una Comisión Asesora orientada a proponer políticas para conseguir tales objetivos. Ojalá se logren estos propósitos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés