.
Analistas 07/03/2021

Las señoras Maric

Ramiro Santa
Presidente Sklc Group

La teoría de la relatividad fue posible gracias a una estudiante Serbia de matemáticas y física con problemas evidentes en una de sus piernas por la parálisis infantil, fue aceptada en estudios reservados para varones y obtuvo las mejores calificaciones en matemáticas y física en el instituto de Sremska Mitrovica, posteriormente en el Colegio Real de Zagreb y luego en la Universidad de Zagreb donde fue amiga personal de Nikola Tesla. En 1896 fue aceptada en el Politécnico de Zurich donde conoció a Albert Eistein de quien quedó embarazada antes de contraer matrimonio y mientras preparaba los exámenes de licenciatura e iniciaba su tesis doctoral, cumplía con su labor de madre de 3 hijos, ayudaba a su esposo resolviendo algunos de los algoritmos complejos.

Mileva Marić nunca reclamó el éxito de esta hazaña que cambió los paradigmas de la física, terminó sola en un hospital y su amor por su marido fue tan grande que pese a que Einstein le pidió el divorcio en 1916 ella incluyó en el acuerdo firmado en 1919 parte del recurso económico que supuestamente iba a recibir su marido con el premio Nobel que finalmente fue otorgado en 1921 mientras ella se encargaba de mantener la casa y tratar la esquizofrenia de su hijo menor con clases de música y matemáticas.

Omitiendo los personajes de esta historia todos podemos pensar en muchas mujeres de nuestra realidad colombiana que son también el conocimiento y / o la fuente del éxito de sus parejas, que son las que cuidan y responden por la estabilidad de los hijos y que ejecutan con alegría y responsabilidad los múltiples roles que les plantea la vida y que en esta coyuntura las hemos visto, sentido y admirado pues son seres especiales con superpoderes. Sin embargo según la ONU, los países no están haciendo lo suficiente para proteger a las mujeres de las consecuencias sociales y económicas de la pandemia en tres categorías: la violencia contra las mujeres y niñas; a quienes proveen trabajo de cuidados no remunerado y la seguridad económica de las mujeres.

Phumzile Mlambo Ngcuka, directora de ONU Mujeres, compartió una presentación donde afirmaba que Europa está en la cabeza en la respuesta contra la violencia de mujeres y niñas. Así mismo menciona como ejemplo a Colombia y Suecia por el apoyo financiero a víctimas de violencia de género; Austria, Italia y Chipre por permisos a las madres y padres afectados con el cierre de colegios; Marruecos, Togo y Georgia por las subvenciones económicas a mujeres en comercio informal; Argentina con el aumento de rubros para alimentación infantil y Bosnia y Herzegovina por el plan para apoyar a las organizaciones de la sociedad civil que mantienen a los refugios.

Con 12 millones de mujeres que salieron de la fuerza laboral en Latinoamérica y un total de 25 millones de mujeres desempleadas en el mundo según la OIT, el aporte que todos debemos hacer es asumir el cuidado y protección de todas las mujeres y niñas en la casa, en la familia, en la comunidad, en nuestro trabajo, en los roles de sociedad, en los espacios laborales y juntas directivas, reconocer sus fortalezas y propiciar igualdad en oportunidades de trabajo. Así mismo debemos reconocer, agradecer y más importante aún asumir también en equidad la carga de trabajo en los hogares aprendiendo de ellas (madres, hermanas, hijas) su capacidad de entender y amar pues es claro que la capacidad multitarea (multitasking) nunca lo lograremos.