Analistas

Innovación social

Estando en una conferencia sobre responsabilidad social surgió la pregunta, ¿deben tener las empresas una Responsabilidad Social Innovadora? O  ¿Innovar de forma socialmente responsable? De allí, surgió entonces otra pregunta ¿qué es la innovación social? La innovación lleva consigo la capacidad de solucionar un problema, falla, dolor o necesidad de forma creativa, mediante la producción de ideas, llevadas a la práctica. Es la capacidad de reinventarse para mejorar de forma continua. 

La innovación social entonces se produce cuando el problema, falla, dolor o necesidad se soluciona mediante la creación o diseño de nuevas reglas de juego sociales de colaboración, es una nueva configuración de prácticas sociales en un determinado contexto. 

La innovación social surgió de la necesidad de entender que la innovación puede crear algo nuevo, pero no necesariamente puede ser bueno, ético o responsable. 

Bajo este planteamiento volvemos a la pregunta inicial: ¿Deben tener las empresas una Responsabilidad Social Innovadora? O ¿Innovar de forma socialmente responsable? Las dos. 

La Responsabilidad Social Innovadora llevaría a que las empresas realizaran su planeación estratégica de RSE teniendo en cuenta tres factores: primero, el foco de negocio de la empresa y su actividad; segundo, de acuerdo con éste, qué problema social genera la empresa con su operación o actividad que deba ser solucionado de forma creativa; y tercero, cuál es el foco social y diferenciador.  La estrategia de responsabilidad social de la empresa debe estar dirigida a solventar problemas o fallas ocasionadas de forma directa o indirecta por su actividad u operación, o llevar a mejoras sociales.  

Por su lado, la Innovación Social Responsable, permite la creación de empresas responsables. 

Los modelos de negocio con innovación social pueden ser trabajados desde varias estrategias. Una de ellas, es el Modelo Negocio Canvas, diseñado por Alex Osterwalder, en el cual se pretende visualizar en una sola hoja el negocio de forma íntegra. Bajo este modelo deben ser llenados siete campos, cuyo punto de partida es conocer cuál es la propuesta de valor, es decir, cuál es el problema social que se pretende solucionar de forma diferencial. El Modelo Canvas también puede ser utilizado de forma personal o grupal, para llevar a cabo un proceso de transformación y organización de equipos efectivos, o para creación de empresas socialmente responsables como lo viene desarrollando ID Social.   

Algunos otros ejemplos, de innovación social son el Sistema B, en el cual las empresas para ser certificadas con el sello B deben tener como propósito “generar un cambio, considerando en las decisiones a consumidores, trabajadores, comunidad, inversionistas y el medioambiente”. Hoy existen más de 1.237 Empresas B certificadas en el mundo, de las cuales, a la fecha, 166 Empresas B se encuentran en Sudamérica. También encontramos en el radar a la Academia de Sostenibilidad Aiso quiénes mediante su plataforma web educan a empresarios y emprendedores en América Latina en prácticas de consumo sostenibles. Existen miles de iniciativas como éstas, todas necesarias para generar consciencia mediante la innovación.  

Si todas las empresas en el mundo establecieran su modelo de negocio, propuesta de valor o propósito, en el marco de solucionar un problema social, incluyendo aquellos de derechos humanos, colaboraríamos de forma conjunta con un planeta habitado por gente responsable.