Analistas 02/06/2020

Coronavirus: un mundo transformado

Los últimos meses han sido un tiempo como ningún otro en las últimas décadas. Los líderes de negocios alrededor del mundo se están esforzando por navegar este periodo de profunda incertidumbre, ambigüedad y un cambio generalizado innegable. Una de las pocas cosas que son claras es que el mundo después del Coronavirus estará profundamente transformado por la pandemia. Una ilustración de esta creciente comprensión proviene de un grupo de trabajo multidisciplinario post Covid 19 que publicó su reporte titulado “Never Normal” – las condiciones globales continuarán cambiando de una forma tan fundamental, que, posiblemente, nunca volveremos a “lo normal”.

La mayor parte del mundo no estaba preparada para esta pandemia ni para enfrentarnos a un enemigo invisible que no respeta barreras físicas o divisiones demográficas. Por mucho que hemos tratado por casi 5 meses de luchar contra este patógeno que ha escalado las puertas de nuestra comunidad global, todavía no tenemos la ventaja, y parece que no la tendremos hasta que una vacuna efectiva sea desarrollada, probada, producida en volumen y administrada de forma generalizada alrededor del mundo.

Mientras tanto, gran parte del diálogo, a menudo acalorado, ha sido sobre las medidas que deben ser tomadas en las comunidades alrededor del mundo para entender este enemigo común, mientras tratamos de determinar cuándo es seguro anunciar el “despejado” y cómo debemos, en ese momento, emerger de nuestras trincheras de la mejor forma.

Entre tanto, el desempleo aumenta, las familias continúan enfrentando la enfermedad y la muerte, atravesando increíbles dificultades y tensión, siendo privadas de ingresos y cualquier noción de seguridad sobre el futuro; igualmente las empresas se tambalean en el borde del abismo, las cadenas de suministro se tensionan y la ansiedad crece. Bajo tales circunstancias, para algunos parece más fácil buscar chivos expiatorios, que soluciones.

Durante las mentorías que Paul Laudicina ha llevado a cabo a líderes alrededor del mundo, ha oído preocupaciones y preguntas sobre cómo se va a ver el mundo en los próximos meses y años, con una súplica de orientación y ejemplos de mejores prácticas de liderazgo. El impulso humano fundamental y más poderoso es el instinto de supervivencia. Cuando nos vemos amenazados, hacemos lo que creemos necesario para sobrevivir, y este instinto de preservación no es menos cierto para los negocios. Sin embargo, es especialmente difícil para un líder saber lo que ella o él debe hacer para sobrevivir, y mucho menos prosperar cuando la naturaleza, duración y consecuencias finales de la amenaza existencial son tan indeterminadas. Bajo tales circunstancias, se vuelve crítico articular claramente los principios que guían nuestra toma de decisiones, incluso si las decisiones reales no son evidentes todavía. Es muy difícil para cualquier líder admitir que no tienen la respuesta lista, pero honestamente los empleados, proveedores, accionistas, socios del negocio en el ambiente de incertidumbre de hoy agradecerían conocer los principios de toma de decisiones, incluso si las decisiones requieren más tiempo de desarrollo.

La condición necesaria para todo esto sería desarrollar un ambiente de CONFIANZA. La confianza ha erosionado dramáticamente a los líderes de negocios en los últimos meses desde que la pandemia ataca. Paul Laudicina cree que la confianza debe ser entendida en tres dimensiones separadas:

- Autenticidad: para que haya confianza en el líder, él o ella debe ser auténtico. Decir lo que quiere expresar y querer expresar lo que se dice. Ser veraz, sin importar lo doloroso que pueda ser
- Cumplimiento: un líder también debe ser capaz de entregar lo que promete
- Fiabilidad: finalmente, tendrán confianza en el líder si él o ella es fiable. ¿Por qué alguien debería confiar en un líder, sin importar qué tan auténtico y capaz sea si no ha cumplido lo prometido en el pasado o no podrá cumplirlo en el futuro?

Un líder efectivo necesita primero, articular claramente los principios que guían su toma de decisiones, segundo, construir una base de confianza por medio de la comunicación veraz y demostrar auténticamente la capacidad y fiabilidad para entregar lo prometido.

Otros atributos del liderazgo efectivo que son especialmente centrales para guiar en el tipo de entorno de crisis desafiante en que nos encontramos son:
- Colaboración: necesitamos colaboración para deshacernos del contagio. Estamos viendo actos de colaboración global sin precedentes. Estamos viendo cómo silos tradicionales que separan disciplinas e instituciones médicas y científicas, barreras competitivas que impiden la colaboración corporativa, muros de propiedad intelectual y de regulación, y limitaciones en las cadenas de suministro y manufactura, estamos viendo cómo tales barreras pueden y deben ser superadas para alcanzar el objetivo común. Esas barreras tradicionales han abierto camino al tipo de esfuerzos colaborativos permanentes que están siendo usados estos días para desarrollar pruebas efectivas, intervenciones terapéuticas y vacunas para vencer el COVID 19. Cada día estamos inspirados por quienes se encuentran en la primera línea, por sus actos colaborativos de generosidad y sacrificio por el bien común.

- Liderazgo ascendente: Estamos viendo emerger una oleada de liderazgo ascendente mientras enfrentamos una amenaza sin precedentes para nuestro bienestar físico, social y económico. Cuando los gobiernos no toman medidas decisivas, vemos cómo una población informada y consciente de la salud pública se prepara para sacrificarse, aceptando iniciativas como distanciamiento social y permaneciendo en cuarentena, incluso cuando las autoridades confunden o cometen errores. De estos días oscuros viene el lado positivo, un comportamiento inspirado e inspirador del que podemos aprender.

¿Qué tendencias deberíamos estar observando mientras la crisis de desenvuelve? ¿Qué preguntas deberíamos estar haciendo? ¿Cuáles marcos de referencia deberían guiar nuestra decisión?
A continuación, veremos los hitos de algunos consejos de liderazgo:

Martin Wolf. Asociado y principal comentarista económico de Financial Times de Londres y uno de los asesores más antiguos del GBPC.
- ¿Cómo pueden los líderes de negocios individuales actuar ahora para soportar la situación de la pandemia y mitigar el daño?
Para negocios individuales hay preguntas muy difíciles. Tienen préstamos que en definitiva tendrán que ser pagados para continuar siendo como antes, o se encierran y esperan a que puedan volver a empezar. Eso dependerá de cada caso específico: ¿pueden remplazar su fuerza de trabajo? Si los despides, ¿volverán? Todas estas preguntas serán específicas para cada negocio y para cada país. Para las multinacionales será una combinación compleja de estas. Sin embargo, el objetivo esencial de los negocios principales debe ser sobrevivir, tomar ventaja de la ayuda que tienen y preservar sus capacidades centrales, su capital físico humano central para que puedan reiniciar cuando esto se haya terminado. El objetivo debe ser supervivencia como una entidad viable incluso cuando la actividad del negocio misma ha disminuido dramáticamente. Eso será mucho más fácil para negocios con pocas deudas, y mucho más difícil para negocios altamente endeudados, pero tendrán que encontrar formas de reestructurar su deuda. Habrá muchos procesos de quiebra.

- ¿Qué tan fuerte será la recuperación?
No sabemos, pero sospecha que la situación puede ser relativamente fuerte, será como volver a prender la economía.

- ¿Habrá cambios permanentes en el patrón de consumo humano? ¿Las personas volverán a ser turistas, volverán a viajar en aviones y barcos, irán a las tiendas y restaurantes locales?
La respuesta es que volverán a mucho de esto, pero hay algunas tendencias que continuarán. Las tendencias hacia actividades virtuales continuarán, la tendencia a que la gente trabaje de forma más dispersa puede ser acelerada permanentemente.

Jurgen Hambrecht. Presidente de la Junta Directiva de BASF.
- Has liderado a tu compañía a través de tiempos difíciles antes y eres uno de los líderes poco comunes que ha sido impulsado por propósito y pasión. ¿Hay algunas lecciones de liderazgo universal?

Hay un triángulo que siempre recuerdo si se trata de liderazgo: autenticidad, respeto y empatía. Con esas tres palabras en la cabeza, probablemente se manejan las cosas de forma apropiada. Sin embargo, como estamos viviendo en una sociedad volátil con muchas incertidumbres, esto pone nerviosa a la gente y a menudo lleva a posiciones rápidamente cambiantes. Hay una palabra que está encima de ese triángulo: la comunicación inmediata y directa. Es necesario que guiemos y que seamos comprendidos por quienes tenemos bajo nuestra responsabilidad y cuidado. Debemos construir sobre la confianza. Ser fiables, comprensivos y transparentes.

Paul Bulcke. Presidente de la Junta Directiva y ex CEO de Nestlé
- Estamos viviendo en un mundo cada vez más ambiguo. Eso significa que en realidad no hay una respuesta correcta. Para esto no hay respuestas de libros o matemáticas que nos ayuden a obtener una solución. No hay blanco y negro, es ambiguo. Va a ser crucial ser más fuerte en valores explícitos y entender las referencias de valores y cómo juzgamos. El liderazgo estará cada vez más asociado con la capacidad de juzgar. La acción es importante e impulsar y definir la estrategia, todo eso es importante. Las Juntas Directivas en general van a ser mucho más críticas para ayudar a la administración a tener una capacidad de juicio multiángulo. En una crisis como esta no hay respuestas reales, hay diferentes ángulos para llegar a una solución. Algunos países están tomando acciones firmes y otros son más flexibles. La capacidad de juicio está siempre basada en tener una muy buena comprensión de los principios y valores. El liderazgo basado en valores es necesario para tomar las decisiones correctas en un mundo muy crítico y donde la ambigüedad crece cada vez más.

- El concepto de crear valor compartido es fundamental. Una compañía no puede ser exitosa en el tiempo si no crea valor para sus accionistas y para todos los demás grupos de interés al tiempo. Al crear valor compartido debemos siempre pensar en crear valor para la sociedad (buenos productos, buenas condiciones de trabajo), preocuparnos por nuestra gente. Debemos conservar la calma, mantener la perspectiva, ir por los hechos.

Moises Naím. autor reconocido
- Conversaciones sobre poder, liderazgo real y la demanda de la verdad de los líderes. El consejo empieza desde crear un sentido de solidaridad, compasión y comunidad y estar siempre enfocados en la verdad. Es muy importante que quienes trabajan en compañías sientan que aquellos que los lideran entienden su situación y la de sus familias, que hacen la vida más sencilla para ellos, que están dispuestos a renunciar a algunos márgenes para apoyar a la comunidad. Esa comunidad debe confiar en líderes que muestran compasión y solidaridad, y que están con ellos y no de una manera abusiva y explotadora o peligrosa. La prioridad es la verdad, la gente quiere verdad, no quieren trucos ni manipulaciones, ni noticias falsas ni mentiras. A los líderes corporativos que creen que pueden salirse con la suya mintiendo u ocultando información, no les irá bien, y lo mismo aplica para las personas encargadas de los gobiernos

Todavía tenemos días duros por delante, pero como las generaciones pasadas, que fueron retadas por los mayores desafíos de su época, si tenemos la mente abierta, guiada por la verdad y principios y si estamos preparados para actuar con el espíritu de colaboración y generosidad que vemos a nuestro alrededor todos los días, saldremos más fuertes de este túnel oscuro, más unidos y mejor equipados que nunca para manejar cualquier desafío futuro que se interponga en nuestro camino.