Analistas

Una nación abrumada por los problemas

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.

Los controles de precios en Argentina se han salido de las manos, y aunque los impuestos son ridículamente altos, los servicios gubernamentales son escasos. Oír que alguien diga que "le está yendo bastante bien" es un insulto.  
– M., Argentina 
 
Sr. Krugman, el creciente precio de los productos primarios ha beneficiado enormemente a Argentina. Eso, combinado con la recuperación de la recesión de la década de 1990, explica el crecimiento económico de Argentina. 
Sin embargo, debería tener cuidado con sus comentarios sobre una nación que enfrenta un régimen donde cualquiera que se atreva a cuestionar la política es descartado por los amigos del gobierno y no tiene otra opción además de quedarse callado o irse del país. 
– P. D., Argentina 
 
Sr. Krugman, considerando que ve a Argentina como modelo de recuperación, tal vez pueda explicar por qué el país tiene que importar gasolina. Antes de la crisis éramos autosuficientes. 
¿Y por qué estamos pagando tres veces más por los servicios en comparación con los residentes de Estados Unidos? ¿También puede explicar por qué están tan restringidas las importaciones? 
 
Como Premio Nobel y como reconocida autoridad mundial en economía, ayúdenos a entender por qué es tan difícil y caro vivir en este país. 
– M. D. Gordon, Argentina 
Las economías de Argentina y Brasil se están recuperando, pero Argentina no tiene estabilidad. El crecimiento podría volver a caer. 
 
También, el crecimiento económico de Brasil durante los últimos 10 años ha llevado a la creación de una gran clase media. Este tal vez no sea el caso de Argentina. 
Dicho lo anterior, coincido con usted en lo que respecta al éxito de Argentina luego que abandonara la fijación de su moneda con el dólar. Esto nos lleva a los problemas en Europa: ¿Cuánto va a pasar para que explote la situación en España? 
– G., Brasil 
 
Sr. Krugman, Argentina es uno de los pocos países donde la gente sueña con hacerse ciudadana de otro. 
– Gustavo Massa, Argentina 
 
Sr. Krugman, usted ha sido una fuente de claridad en este mundo embrollado. 
Desafortunadamente, le han vendido una ridícula lista de cosas buenas con relación a Argentina. Un régimen corrupto e incompetente ahora cuenta con su apoyo. 
– A., Nueva York