Analistas

Una Europa acosada vuelve al centro del escenario

Así pues, los votantes estadounidenses han hablado y puesto firmemente a la nación en camino a la destrucción, según el evangelista Franklin Graham – la ira de Dios por el matrimonio entre homosexuales, usted sabe. Así que podemos relajarnos un poco en ese frente y volver a enfocar nuestra atención en Europa, que según el economista Tim Duy sigue estando muy lúgubre.

“Ahora estamos viendo aún otro año de pésimo crecimiento en la eurozona”, escribió el Sr. Duy en una publicación reciente en su blog. “Esta crisis no parece tener fin a la vista”, afirmó.

Europa ha estado lejos de los reflectores desde hace un tiempo, debido en parte al énfasis en las elecciones de Estados Unidos, pero también porque las agudas tensiones financieras han cedido un poco. La aparente disposición del Banco Central Europeo para comprar bonos se ha combinado con lo que se ve como una sorprendente voluntad de las economías periféricos para aceptar aún más austeridad; el resultado son menores rendimientos diferenciales y menos riesgo inmediato de desastre. Pero los cimientos macroeconómicos de la austeridad y devaluación interna no han mejorado: el desempleo sigue aumentando rápidamente, y en cierto punto la tensión simplemente será demasiada.

Y creo que vale la pena señalar que no sólo es una cuestión de Grecia/España. Si analizamos toda el área del euro, de hecho ha estado siguiendo una drástica austeridad fiscal sin compensaciones del lado monetario.

En esta página, del Monitor Fiscal del Fondo Monetario Internacional (FMI), se muestra una medida de la postura fiscal general del área del euro, el superávit primario desestacionalizado (esto es, cómo sería el equilibrio presupuestario, ignorando pagos de intereses, si la economía no estuviera tan deprimida). Es un gran avance hacia la austeridad – 1937 en grande.

Y tal como lo dije, para nada compensando con algo del lado monetario. ¡Y los europeos se preguntan por qué está en problemas la economía!

Ah, y como broche de oro, la Comisión Europea está respondiendo al FMI respecto al tema de la austeridad reafirmando su fe en el hada de la confianza.