Analistas

Los pocos afortunados de Wall Street

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.Muchos veteranos de la industria probablemente saben que, a largo plazo, el gerente promedio de un fondo de inversiones no tendrá mejores resultados que el mercado – que su éxito podría imitarse con una computadora o incluso con un chimpancé que lance dardos a las páginas de las acciones.Y los grandes ganadores saben que simplemente son discrepancias estadísticas.

– Bob H., Nueva Jersey
Muchos individuos financieramente exitosos – como el ex presidente George W. Bush – nacieron en tercera base pero piensan que conectaron un triple. Incluso los que efectivamente tienen orígenes humildes a menudo pasan por alto las ventajas proporcionadas por las escuelas, infraestructura y seguridad públicas.
Muchos estadounidenses parecen pensar que lo único que se requiere para hacerse rico es ser inteligente y trabajar duro. Si eso es lo único que se necesita, mucha gente con la que trabajo sería multimillonaria. La creencia de que lo que logras se debe exclusivamente a tus propios esfuerzos lleva a un sentido exagerado del valor propio y de lo que merecen.
 
Hacerse rico depende más de la suerte que del trabajo duro – la suerte de nacer en un país con buenas escuelas, buena infraestructura y buen gobierno (al menos alguna vez fue así); la suerte de estar en el lugar correcto en el momento indicado; la suerte de conocer a la gente precisa; la suerte de tomar decisiones que resultan adecuadas. La noción de un hombre o mujer que triunfa por su propioesfuerzo es un mito. Vuelva a tirar los dados y es probable que su mundo se vea distinto.
– Sin nombre, Arkansas
 
Alguien me dio una vez un broche que decía: "El dinero es con lo que lleva la puntuación la gente sin talento". En ese entonces pensé que era un poco mezquino, pero ahora pienso que se está volviendo más cierto.
– Susan Madrak, Pensilvania
 
¡Dios mío! – ¡Cuánto señalar con el dedo! Deberíamos tener cuidado para atribuir móviles a todo un grupo de personas y después satanizarlas – incluyendo a los que han tenido éxito en las finanzas.
– Sin nombre, Washington
 
Lo que me parece raro es que el Presidente Obama no ha sido especialmente contencioso con la industria financiera, y aun así los banqueros siguen quejándose. El Sr. Obama es un político más bien centrista y ha conservado buena parte de la misma gente que interactuó con Wall Street durante la administración Bush.
– M.B., Escocia
 
Con la prisa por evitar que la economía cayera en una segunda Gran Depresión, el público estadounidense intervino con sus contribuciones y rescató a los banqueros. Pero lo hicieron sin imponerles serias consecuencias por su mal comportamiento.
 
Si en lugar de rescatar a los bancos como instituciones privadas el Consejo de la Reserva Federal hubiera nacionalizado la industria mientras el gobierno conducía una investigación exhaustiva sobre lo que salió mal, los banqueros de Wall Street hubieran recibido la dosis de humillación y humildad que necesitaban tan urgentemente.
– Sin nombre, California