Analistas

Las ciencias políticas se anotan algunos grandes triunfos

GUARDAR

En este momento, me gustaría ser más específico y decir que la profesión de las ciencias políticas tuvo un punto ciego en cuanto a la transformación del Partido Republicano en un partido extremista. Esa es la razón de que Norman Ornstein, de The Atlantic, quien efectivamente enfrentó esa realidad, estuviera mucho más acertado que la mayoría de sus colegas.

Pero aunque las ciencias políticas cometieron una gran omisión en otoño, les ha ido muy bien desde que empezó la temporada de las primarias, al menos en comparación con la erudición política estándar.

Véanlo de esta forma: ha habido dos narrativas sobre la campaña. Una está llena de altibajos, de inercias y de reveses impactantes. ¡Donald Trump está acabado! ¡Donald Trump es inevitable! ¡Bernie Sanders ha ganado siete al hilo! ¿Su candidatura puede recuperarse después de Nueva York?

La otra narrativa ve una contienda bastante estable, donde los resultados estado por estado reflejan principalmente las diferencias demográficas. Según esta visión, la inercia simplemente es una mala metáfora; conlleva tratar como indicio lo que básicamente es ruido; una serie de estados muy blancos con primarias abiertas, que favorecen a Sanders, por ejemplo. Tal como lo ha señalado el politólogo Alan Abramowitz, la contienda demócrata, en particular, se explica bastante bien con un modelo en el cual solo tres factores determinan la participación de votos para Hillary Clinton: si las primarias se celebran en el sur, el porcentaje de afroamericanos y la participación de los demócratas (en lugar de los independientes) en la votación. (Vea aquí cuál es el análisis de Abramowitz: bit.ly/26rGG0M.)

Por tanto, la gran victoria reciente de Clinton en Nueva York no fue un giro impactante en el impulso de Sanders; fue lo que se esperaría en un estado cuya demografía se parece mucho más a la del Partido Demócrata en general que a la de los estados donde Sanders había ganado en las semanas precedentes. (Note que la ventaja general de Clinton en la votación popular, 15 por ciento, es casi la misma que su margen en Nueva York.)

El punto es que el análisis estadístico ha superado consistentemente a la opinión experta sobre la competencia. Las ciencias políticas cuantitativas se están viendo muy bien.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés