Analistas

La narrativa falsa es la que domina el debate político y económico en toda la eurozona

Así que la eurocrisis vuelve a ser un riesgo. Y en esta ocasión se centra en España – lo que en cierta forma es bueno, porque ahora se exhibe plenamente la locura esencial del diagnóstico ortodoxo de la crisis de inspiración alemana. Porque esto verdaderamente no tiene nada que ver con irresponsabilidad fiscal (sólo como recordatorio: en vísperas de la crisis España parecía un dechado fiscal).

Lo que le pasó a España fue que estalló una burbuja inmobiliaria – alimentada, en grado importante, por los préstamos de los bancos alemanes -, arrastrando con ella a la economía. Ahora, el país tiene una tasa de desempleo de 23.6 por ciento; entre los jóvenes es de 50.5 por ciento.
 
Y la política de respuesta supuestamente debe ser aún más austeridad, con el Banco Central Europeo, desde luego, obsesionado con la inflación – y las autoridades afirmando que el increíblemente ridículo incremento de la tasa del año pasado de hecho fue algo digno de enorgullecerse. Realmente estoy empezando a pensar que nos estamos encaminando a un resquebrajamiento de todo el sistema.
 
La Mala Parábola de Ken Rogoff
 
Ken Rogoff, profesor de Economía de Harvard, publicó un artículo de opinión en el Financial Times el 23 de abril comparando los pesares de Europa con los de una familia con una cuenta de cheques compartida en la que algunos de sus integrantes empiezan a abusar de su privilegio.
"La verdadera lección del gran experimento del euro es que, dado el débil estado del gobierno global, el área óptima de moneda única probablemente sigue siendo un país, al menos cuando dos o más países grandes participan", escribió.
 
Es una historia bonita – pero casi completamente equivocada. Sí, el "casi" se debe a Grecia. Pero Ken básicamente está aceptando el marco preferido por Alemania de que todo tiene que ver con la irresponsabilidad fiscal, cosa completamente falsa para todos los demás – sobre todo en España, foco de la crisis.Por enésima ocasión, los países clave de la crisis no registraban grandes déficits antes de ser golpeados.
Tomados como grupo, la proporción deuda/producto interno bruto de los G.I.P.S.I.s (Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia, por sus siglas en inglés) estaba cayendo, no aumentando.
Lo que ocasionó la crisis fue el enorme influjo de capital privado. No piense en políticos descontrolados; imagínese "Landesbanken" alemanes prestando dinero a las cajas españolas, alimentando una burbuja de bienes raíces. 
 
¿Entonces cuál fue el gran problema con el euro? No tanto que haya promovido estos flujos; probablemente lo hizo, pero los G.I.P.S.I.s no son las primeras economías que los mercados de bonos han preferido temporalmente sin mucho sentido común. No, el problema principal fue la ausencia de una forma de ajuste cuando se acabó la música.
Es realmente frustrante que una completamente demostrable falsa narrativa sobre la crisis siga dominando el discurso, y esperaba algo mejor de Ken.