Analistas

Europa y su enorme aversión a admitir los errores

comen. tarios de los lectores del nytimes.com. La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.

Nadie puede esperar que un economista cuyo renombre es tal que sus pronunciamientos son escuchados por los más altos poderes del gobierno admita que se equivocó. Las racionalizaciones son algo maravilloso. Señalar que “los tiempos han cambiado” para que sea sensato que sus perspectivas económicas también hayan cambiado es un intento por salvar egos y reputaciones.

– Sin nombre, Texas

Creo que la situación de deuda de Europa es insostenible. En cierto punto, los gobiernos deben reformar sus políticas y recortar el gasto. Las economías europeas también deben volverse más competitivas porque la austeridad por sí sola no es la respuesta. Cuando un gobierno no puede recabar dinero a través de los mercados de capitales o cuando el rendimiento de sus bonos es de entre 6 y 7 por ciento, es muy tarde para la austeridad. ¡El tiempo para la reforma fiscal es cuando la economía ya está creciendo!

– Nathan Yates, Virginia

En defensa de  estos economistas, debo señalar que las condiciones efectivamente han cambiado – de hecho, han empeorado. Aunque tal vez si estos economistas no hubieran ofrecido sus consejos, las condiciones económicas no serían tan malas.

– S., Nueva Zelanda

La necesidad de evitar el reconocimiento de un error es muy humana. Debería resistirse si alguien quiere avanzar en la vida y no quedarse atorado en el mismo lugar para siempre.

– S. K., Georgia

Sr. Krugman, comprendo que éste es un lugar donde sus admiradores se juntan para adularlo, pero esta competencia de gritos de “estoy en lo cierto y ustedes están equivocados” me recuerda lo que solía pasar en los recesos de las escuelas.

También demuestra la absoluta inutilidad de las ciencias económicas. Con todos sus sofisticados modelos matemáticos y complicadas teorías, ustedes los economistas, especialmente los de la variedad académica, no pueden ponerse de acuerdo en las causas, efectos o soluciones para ninguno de los problemas macroeconómicos del mundo.

– C., estado de Washington

Voy a comprar en Amazon una copia de “End This Depression Now!” y hacer que la entreguen en 10 Downing Street. ¡Necesitamos un estímulo!

– Cynthia Potter, Gales

Necesitamos más adultos y profesionales que entiendan que un componente importante de su estatus es la expectativa de que se responsabilicen.

– J. S., Canadá

Afirmar que el estímulo empeora las cosas es como afirmar que un paracaídas hace que un paracaidista viaje más rápido hacia el suelo.

– Matt L., Maryland

Sr. Krugman, ¿cómo estimula a la economía confiscar ingreso a la gente trabajadora – ingresos que serían gastados en cosas que necesitan – para que los políticos puedan gastarlo en cosas que la gente no necesita?

– B. C., Nueva York