Analistas

Dejemos colapsar la economía para que podamos tener un buen crecimiento: Krugman

Puesto que Estonia repentinamente se ha convertido en el ejemplo predilecto de los defensores de la austeridad – ¡están en el euro y están en auge! -, pensé que podría ser útil tener una imagen de lo que hablamos. Abajo se presenta una gráfica que muestra el producto interno bruto (PIB) real, tomado de Eurostat.Entonces, es un desplome terrible – a nivel Depresión -, seguido por una recuperación significativa pero todavía incompleta.

Es mejor que nada de recuperación, obviamente – ¿pero es esto lo que pasa como triunfo económico?
Por qué importan las Bálticas
Algunos lectores me han urgido a que no le dedique tiempo a Lituania, Estonia, etc. sobre la base de que son muy chicos como par ser importantes. Los siento, pero no es cierto. Por un lado, cada economía – incluso una chica – es potencialmente un "experimento natural" que nos enseña más sobre cómo funciona la economía en general. Más allá de eso, las Bálticas ahora cobran mucha importancia en la imaginación de los defensores de la austeridad, particularmente desde que Irlanda sigue negándose a jugar y convertirse en una historia de éxito.
 
Jörg Asmussen es el hombre de Alemania en el Banco Central Europeo (BCE), lo que significa que lo que dice importa. Lea el discurso que pronunció en Riga, Lituania, a principios de este mes (disponible en ecb.int), donde afirmó que la experiencia báltica demuestra que la austeridad y la devaluación interna de hecho funcionan. Note que su evidencia se basa completamente en un año de crecimiento bastante rápido luego de una increíble caída. Entonces, es importante decir que esto demuestra muy poco.
Mis someras observaciones de que un rebote parcial luego de una severa caída no es exactamente un triunfo económico aparentemente ya están provocando furia en Estonia. 
 
Simon Wren-Lewis, economista de Oxford, es más cáustico al escribir en su blog sobre Lituania: "Una extraordinaria historia de éxito: luego de una caída de 18 por ciento en el PIB en 2009, y de cero crecimiento en 2010, ahora tenemos 5.5 por ciento en 2011", escribió el Sr. Wren-Lewis el 7 de junio. "¿El crecimiento de 5.5 por ciento del año pasado no es sólo el principio, con la economía alcanzando un nuevo dinamismo? El Sr. Asmussen no provee mayor evidencia al respecto. 
 
Tal vez lo hace sabiamente, con el FMI pronosticando 2 por ciento de crecimiento para este año y 2.5 por ciento para el próximo. Así que el crecimiento de 5.5 por ciento del año pasado es todo lo que tenemos", indicó.
El Sr. Wren-Lewis continuó: "A principios de este año escribí que cuando volviera el crecimiento, algunos dirían que demostraba que los keynesianos pesimistas se habían equivocado por completo. Debo admitir que los 'algunos' que tenía en mente eran políticos y periodistas, no banqueros centrales séniores. Según esta lógica, una estrategia aún mejor es cerrar toda la economía un año. El siguiente podríamos tener un crecimiento fantástico conforme la economía arranque otra vez".
 
Ya que estoy en esto, permítanme abordar otro tema. Muchas personas dicen que es equivocado – o, como dicen algunos, "deshonesto" – sólo analizar la caída desde el pico. Después de todo, ¿los países bálticos no registraron muy buen crecimiento en los años previos al pico?
Sí, así fue.
 
Igual que Estados Unidos antes de la Gran Depresión. El crecimiento de largo plazo y los ciclos económicos son cosas distintas: el crecimiento de largo plazo representa incrementos en el potencial económico, las caídas reflejan que la producción se queda por debajo de ese potencial.
Puesto que el debate austeridad/estímulo tiene que ver con las caídas, no con el crecimiento de largo plazo, hablar de crecimiento antes de la crisis es simplemente irrelevante.
 
De cualquier forma, estoy a favor de la propuesta del Sr. Wren-Lewis: dejemos colapsar un año la economía para que podamos tener excelente crecimiento el siguiente.