Analistas

Bienvenidos a la era de austeridad “stop-go”

GUARDAR

Los resultados electorales de Gran Bretaña fueron una sorpresa, pero son consistentes con la propuesta general de que las elecciones no dependen del historial general de las persona a cargo, sino de si las cosas mejoran aproximadamente seis meses antes de la votación. El Primer Ministro David Cameron y compañía impusieron la austeridad durante un par de años, y después hicieron una pausa, y durante el periodo de calma la economía retomó el paso lo suficiente para que pudieran volver a cometer los mismos errores.

Probablemente aprovecharán esta oportunidad. Y dada la continua debilidad de las bases fundamentales de Gran Bretaña (alta deuda de las familias, creciente déficit comercial, etc.), existe mucha probabilidad de que el reinicio de la austeridad marque el comienzo de otra era de estancamiento. En otras palabras, la recuperación de 2013-2015, falsamente vista como reivindicación de la austeridad, probablemente resultará contraproducente.

En la eurozona hay un problema en cierta forma similar, tal como lo señaló recientemente Barry Eichengreen, economista de la Universidad de California, en Berkeley. Ahí, también, el crecimiento ha remontado, gracias a la relajación cuantitativa, a un euro más débil y a una pausa en la austeridad. Las políticas que sacaron a Europa del precipicio fueron hechas políticamente posibles por el miedo, primero al colapso, después a la deflación. Pero conforme el miedo cede, lo mismo pasa con la presión por cambiar las formas de Europa; los austeritarios ya están clamando la recuperación como reivindicación, no del activismo de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, sino de las políticas que hicieron necesario al activismo.

Obviamente, mi pesimismo podría estar completamente equivocado. Si el sector privado en Gran Bretaña o en la eurozona tiene más energía de lo que pienso, el crecimiento continuará, incluso con una recaída en la política. Pero supongo que estamos viendo una era de austeridad “stop-go”, donde los políticos que se niegan a aprender las lecciones correctas de la historia condenan a sus ciudadanos a repetirla.

El mandato conservador de Gran Bretaña

A principios de este mes, el Partido Conservador de Gran Bretaña impactó a los analistas con una victoria abrumadora en las elecciones parlamentarias, pese al hecho de que las encuestas de opinión previas a los comicios habían mostrado que los conservadores estaban empatados con el Partido del Trabajo.

Desde 2010, Gran Bretaña ha sido gobernada por una coalición de conservadores encabezada por el Primer Ministro David Cameron y los centristas demócratas liberales. A principios de su mandato, la coalición promulgó duras medidas de austeridad que muchos economistas creen que sumergió a la nación en una recesión. Durante este tiempo, los conservadores siguieron al Partido del Trabajo en las encuestas de opinión, a veces con márgenes importantes.

Sin embargo, durante los últimos años el ritmo de los recortes al gasto ha disminuido, y el banco central del país ha reducido las tasas de interés y aplicado una política de relajación cuantitativa, y ambas cosas han contribuido a un modesto crecimiento económico en Gran Bretaña.

“Cuando me paré aquí hace cinco años, nuestro país era presa de una crisis económica”, dijo el Sr. Cameron después de las elecciones. “Luego de cinco años, Gran Bretaña está mucho más fuerte, pero las verdaderas oportunidades están adelante”, afirmó.

La fortaleza de la reciente victoria del Partido Conservador ahora le permitirá gobernar con mayoría absoluta y promulgar las políticas económicas preferidas del partido sin necesidad de acuerdos. Según informes noticiosos, los conservadores pretenden promulgar más medidas de austeridad, incluyendo varias que sus socios centristas de coalición habían bloqueado previamente.

“El Sr. Cameron y su ministro de Economía y Hacienda, George Osborne, también han delineado planes para recortar más el gasto y reducir el gran déficit presupuestal y deuda nacional”, escribió Steven Erlanger en un análisis de noticias para The New York Times, “prometiendo un presupuesto completamente equilibrado para finales del siguiente Parlamento, en 2020. Sin un socio de coalición formal, el partido puede hacer casi lo que le plazca, siempre y cuando no sufra de una revuelta en los escaños”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés