Analistas

El empleado, el mejor embajador de la marca

El liderazgo empresarial está cambiando, pero también el comportamiento de los empleados. Atrás quedó aquella época en la que las empresas estaban formadas por trabajadores movidos bajo las órdenes de un líder que mandaba y ejecutaba pero no inspiraba. Los empleados, en la actualidad, desean sentirse implicados con la empresa, son más proactivos y demandan mayor información. Y reforzar esta tendencia a través de la comunicación interna es clave para un mundo nuevo, el que ha traído la era de Internet, en el que los empleados son los mejores abanderados y embajadores de las marcas y de las compañías. Y claves en el éxito de la actividad de la compañía.

Hoy, las empresas tienen que ser capaces de mirar hacia dentro y utilizar la comunicación interna como herramienta fundamental para gestionar y garantizar el éxito. El desarrollo de esta comunicación en una compañía, comienza a través del estudio de un plan definido y enfocado hacia los objetivos específicos de la empresa con el fin de construir unos pilares bien asentados y, a través de la participación de los empleados, comenzar a poner en práctica las mejores acciones para lograr un buen desarrollo de la actividad empresarial.

La transformación digital pone a disposición de los actuales directivos multitud de recursos capaces de establecer una relación directa entre los empleados y la dirección de la compañía, permitiendo conocer de primera mano las opiniones de los trabajadores y ofreciendo un feedback personalizado. La era digital ha cambiado por  completo la manera de trabajar en los distintos departamentos de una empresa y concretamente el de comunicación interna ha tenido que adaptarse a la nueva transformación con el surgimiento de múltiples plataformas y herramientas digitales: intranets, videos, foros, blogs, wikis, redes sociales internas como Yammer… 

Conforme la organización va adquiriendo tamaño, el flujo de mensajes se vuelve más imprescindible, por ello, resulta esencial abrir los canales de comunicación para poder mantener esa relación directa con los empleados. Internet ha facilitado esta tarea ya que favorece la comunicación multicanal y permite segmentar las diferentes comunicaciones dependiendo de los parámetros elegidos, llegando así, al principal stakeholder de una empresa, su propia plantilla.

Creo que lograr un equipo alineado y comprometido es la base del éxito de cualquier empresa hoy en día. Las compañías y corporaciones de Latinoamérica no se han quedado atrás en esta tendencia esencial. Y, a través de su apuesta por la comunicación interna como medio para fortalecer el engagement con los empleados han sabido crear equipos comprometidos con el desarrollo de planes y proyectos específicos. Al fin y al cabo, los trabajadores son los mejores embajadores de la empresa, personas que pueden hablar positivamente de su trabajo y compartir orgullosos los principios y valores de su compañía. Y convertirse en los primeros defensores de la compañía en momentos de dificultad y crisis. 

Como comento en mi libro Micropoderes, es imposible que una empresa logre alcanzar sus objetivos sin la adhesión emocional de cada uno de los empleados que participan en el proyecto empresarial, independientemente de su nivel dentro de la organización. Todas las compañías, tanto grandes como pequeñas, se enfrentan hoy al reto de ser globales, generar nuevas ideas y buscar la manera de hacer que esas ideas se implanten.

No hay duda en que las empresas necesitan el apoyo y el trabajo de todo su equipo y que una buena gestión del mismo, traerá consigo un escenario de nuevas oportunidades. Actualmente nos movemos en un mundo en constante cambio, donde las organizaciones necesitan estar siempre pendientes de las novedades del mercado y las nuevas posibilidades que ofrece el negocio. Un directivo trabajando solo, es incapaz de lograr este cambio en su compañía sin la ayuda de un equipo motivado, comprometido y con ganas de crecer.