.
Tribuna Universitaria 11/03/2022

Tratos con el diablo

Nicolás Quijano Ospina
Estudiante de Economía - Universidad de Los Andes

Colombia se prepara para las elecciones para Senado y Cámara, además de las consultas para las coaliciones para la Presidencia. En momentos tan vitales es necesario que nos sentemos a reflexionar un segundo sobre las propuestas que estén haciendo los aspirantes a los altos cargos de la política colombiana y teniendo en cuenta aquel político que sea más afín a nuestros ideales, es necesario hacernos preguntas incomodas.

Por ejemplo ¿Qué es lo que me conviene? O ¿Qué es lo que le conviene al país? O ¿Quién se beneficia más de que gane x? La política no sirve solo al país y esa es una realidad, cada persona que entra a un cargo publico sirve también a sus intereses, lo importante es entender cuáles son realmente los intereses de cada persona, estudiarlos lo mejor que se pueda con la intención y la historia que les rodea.

Los individuos que aspiran representarnos son de contextos sociales muy distintos y sus pasados les han creado sesgos y ambiciones que los marcan hoy como el candidato de algunos y el enemigo de otros. Al elegir a aquellos que creemos que mejor nos representan y darles nuestro voto estamos confiando en ellos y dándoles poder a través del estado. Si ellos no cumplen sus promesas o buscan primero sus intereses personales Colombia sufre las consecuencias a nivel colectivo.

Aquellos que se postulan a puestos en el gobierno y están consiguiendo nuestro voto por nuestros objetivos personales pueden que no sea la mejor opción y terminen causando más males que mejoras. A final de cuentas lo único que podemos hacer es confiar en que a quienes votamos son lo que aparentan.

Pero, aunque un voto a cambio de representarnos parece un trato justo entre iguales, recuerda más a un trato con algo desconocido que nunca sabes cuando puede acabar todo en una situación que nadie esperaba o quería. Las apariencias engañan y no todo lo que es oro brilla.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA