.
Analistas 20/10/2021

El empleo femenino mejoró en agosto

Mauricio Santa María - Anif
Presidente de Anif

En agosto la Tasa de Desempleo (TD) se ubicó en 12.3%, 2pp por debajo de lo registrado en julio (14.3%). Si bien se esperaba que el desempleo se redujera de julio a agosto, como ha venido ocurriendo en los últimos años, esta reducción superó las expectativas de varios analistas. El resultado en el mercado laboral es positivo pues, aunque aún nos deja 1.5pp por encima de la TD de agosto de 2019, antes de la emergencia sanitaria, es un buen avance para consolidar la recuperación de la economía y del empleo.

Ahora bien, a pesar de que la brecha para recuperar los niveles observados antes de la pandemia sigue siendo importante, el avance en la reducción en el desempleo este mes se explica principalmente en el aumento del empleo femenino, el aumento del empleo en las 13 principales ciudades y, a diferencia del mes anterior, en los pequeños municipios que se vieron favorecidos por la reapertura del comercio. Por el lado del aumento en ocupación en las mujeres, de los casi 2 millones de ocupados nuevos en agosto de 2021 con respecto a agosto de 2020, más de la mitad son mujeres, lo que una vez más hace evidente la importancia de la reapertura de las instituciones educativas, lo cual ha permitido que las mujeres puedan dejar de hacerse cargo del cuidado de los niños en el hogar y regresen a la fuerza laboral.

Como lo hemos venido mencionando en ocasiones anteriores, es importante la generación de empleo, pero especialmente, debemos buscar generar empleo formal, que además fue el más golpeado durante la pandemia. En este mes se observa un crecimiento del empleo cuenta propia con la particularidad que fue empleo formal. Es decir, el 71% de lo nuevos ocupados frente a agosto de 2020 son trabajadores por cuenta propia. Al realizar el análisis bienal encontramos que frente a agosto de 2019 hay un incremento importante de trabajadores por cuenta propia (781.000) y una reducción significativa de empleados particulares (676.000).

Así las cosas, en esta columna analizamos los últimos resultados del mercado laboral haciendo énfasis en la recuperación del empleo y prestando especial atención a las brechas de género las cuales, a pesar de presentar mejoras, aún persisten de manera significativa en el mercado de trabajo.

La TD para agosto de 2021 fue de 12.3%, 4.5pp inferior a lo reportado hace un año (16.8%) pero 1.5pp superior a lo observado en agosto 2019 cuando se ubicó en 10.8%. Es decir, observamos una disminución importante en el desempleo, pero aún no alcanzamos los niveles observados antes de la pandemia. Aunque la brecha bienal es la más baja que se ha observado desde febrero de 2020, como veremos más adelante, aún nos faltan 424.000 puestos de trabajo por recuperar para alcanzar niveles de 2019. La TD promedio de 12 meses continuó disminuyendo y se ubicó en 14.7% consolidando su tendencia a la baja.

En materia de ocupación, en agosto tuvimos 21.7 millones de ocupados. Son 2 millones de ocupados adicionales en agosto de 2021 con respecto al mismo mes de 2020, cuando esta cifra se ubicaba en 19.7 millones. El aumento del 10.1% en la ocupación tiene una contribución de 5.4pp proveniente de las 13 principales ciudades y, como una particularidad del mes de agosto, 3.3pp se asocian con la empleabilidad en las otras cabeceras, es decir, se comenzó a recuperar la población ocupada en los pequeños municipios del país. Este acontecimiento se asocia con la consolidación del comercio minorista en estos municipios. A pesar de que el empleo urbano ha mostrado una importante recuperación en los últimos meses, al analizar la situación con respecto a 2019, cuando había 22.1 millones de ocupados, aún hay un rezago de 424.000 puestos de trabajo para alcanzar niveles prepandemia que está asociado a las 13 principales ciudades del país. Tanto es así que los ocupados en otras cabeceras y zonas rurales han igualado e incluso mejorado los niveles de prepandemia, lo cual quiere decir que el impedimento principal para que los ocupados en el agregado nacional alcancen niveles de 2019, son las grandes ciudades que, si bien vienen recuperándose, lo han hecho a niveles lentos.

En agosto de 2021 la TD para las mujeres fue de 16.4% mientras que para los hombres fue de 9.4%, es decir, una brecha de 7pp, ligeramente inferior a la observada en agosto del año anterior (8.3pp). Sin embargo, la brecha de género sigue siendo más amplia que la que veíamos antes de la pandemia pues en agosto de 2019 era de 6.3pp.

Con respecto a 2020, en términos relativos, la población ocupada masculina creció 7.5pp frente a 14.3pp de la femenina. Es decir, se observó un crecimiento en más del doble en el empleo de las mujeres. Esta variación está explicada principalmente en las 13 principales ciudades seguida por otras cabeceras. De los 2 millones de puestos de trabajo que se recuperaron en agosto 2021 frente a agosto 2020, 916.000 son hombres y 1.1 millones son mujeres. Es decir, por cada puesto de trabajo que recuperó un hombre en agosto, más de una mujer lo hizo.

Esta dinámica favorable en la ocupación femenina se asocia a una recuperación importante en la ocupación en actividades de limpieza, artísticas, recreativas, en salud y en la educación que, junto con el comercio, han brindado mayor espacio para la empleabilidad de las mujeres.

Aunque lo anterior supone un avance muy importante, no deja de preocupar que, si comparamos con la ocupación que había en el 2019 encontramos que de los 424.000 puestos de trabajo que aún nos falta recuperar para alcanzar niveles prepandemia, 404.000, es decir el 95%, son asociados con mujeres y tan solo 20.000 puestos de trabajo a hombres. Es decir, por cada hombre que aun no ha recuperado su puesto de trabajo con respecto a agosto de 2019, hay 20 ’mujeres que no lo han hecho y es importante que lo hagan para recuperar los niveles de ocupación agregada.

Las dos principales razones para que creciera la ocupación femenina en agosto fueron, en primer lugar, la reapertura presencial de instituciones educativas, lo que permitió que las mujeres pudieran dejar de hacerse cargo del cuidado de los niños y oficios en el hogar y regresaran a la fuerza laboral y, en segundo lugar, el crecimiento del turismo y del comercio en ese mes, puesto que la mayoría de los puestos de trabajos en los sectores relacionados con estas actividades pertenecen a mujeres. Por ejemplo, dentro de los subsectores, uno de los que más aportó al aumento en ocupación fue el de Actividades de limpieza, con 201 mil ocupados más que en agosto de 2020. Esto es clave puesto a que en este sector más del 90% del empleo lo ocupan mujeres.

En cuanto a desempleo observamos que en agosto de 2021 con respecto a agosto de 2020, la población desempleada masculina se redujo en 27.9% y la femenina en 18.7%. En términos absolutos, de las 914 mil personas desocupadas menos que hay en agosto de 2021 con respecto a agosto de 2020, 524 mil son hombres (57%) y 390 mil son mujeres (43%). Respecto a la variación bienal, se puede ver que de las 375 mil personas adicionales que hay en el desempleo en agosto de 2021 con respecto a agosto de 2019, 193 mil son hombres y 181 mil mujeres. En otras palabras, de las personas desempleadas de más con respecto a los niveles prepandemia, 52% son hombres y 48% son mujeres.

Tal vez uno de los temas más llamativos del mercado laboral en agosto es que al analizar la inactividad por género (Gráfico 9), podemos observar una entrada importante, de 580 mil personas, a la fuerza laboral en agosto de 2021 con respecto al año anterior de las cuales 432 mil son mujeres (75%) y 149 mil son hombres (25%). La reducción de la inactividad se explica de manera importante por la reducción de las personas que se dedicaban a oficios del hogar que sumaron 902 mil, de las cuales 733 mil son mujeres.

Sin embargo, comparando con la situación prepandemia, de los 1.1 millones de inactivos de más que observamos este mes con relación a 2019, 317 mil son hombres y 734 mil son mujeres. Es decir, en agosto muchas mujeres salieron de la inactividad, pero desafortunadamente aún no alcanzamos niveles de 2019 y tenemos un déficit significativo en términos de inactividad. Por ejemplo, hay 689 mil personas de más dedicadas a oficios del hogar de las que había en agosto de 2019 de las cuales el 77% son mujeres.

El retorno a la presencialidad al sistema educativo y la reapertura de los sectores económicos han traído grandes beneficios. A medida que se consolide la reapertura de las instituciones educativas y continúe el dinamismo en los sectores empleadores de mano de obra femenina, la reducción en la brecha de género tenderá a mejorar cada vez más.

Conclusiones

En suma, en agosto se dieron puntos coyunturales importantes que permitieron la rápida recuperación del empleo, sin embargo, todavía no son suficientes para recuperar los niveles de 2019. En particular, así como en el mes de julio habíamos observado que la gran mayoría de la recuperación del empleo se había dado en las 13 principales ciudades, en el mes de agosto encontramos que también los pequeños municipios juegan un papel importante. De hecho, el nivel de ocupados en las otras cabeceras es superior a lo observado en 2019 y ayuda a compensar el rezago que todavía tenemos en las principales ciudades del país con respecto a la situación antes de la pandemia. Observamos particularmente cómo Bogotá sigue presentando una TD por encima del promedio de las 13 ciudades, evidenciando su lenta recuperación y la necesidad de implementar políticas que promuevan la generación de empleo formal.

Hemos observado que se logró avanzar ligeramente en la reducción de la brecha de género lo cual es una nota positiva para el mercado laboral que sigue estando rezagado frente al crecimiento de la economía. El mes de agosto ha sido el primero en mostrar la salida masiva de la inactividad femenina que se explica principalmente por la salida de más de 900 mil personas (81% mujeres) que estaban dedicadas a oficios del hogar en agosto de 2020 y decidieron entrar en la fuerza laboral. Reiteramos la importancia que ha tenido el retorno de la presencialidad en el mercado de trabajo y la reapertura de las instituciones educativas para obtener este resultado.

Para consolidar la recuperación económica y continuar observando una dinámica favorable de la economía, como la que observamos en el segundo trimestre del 2021, es necesario que aceleremos la recuperación en el empleo, particularmente en el empleo formal, en el empleo urbano y en la población femenina que aún presentan rezagos importantes frente a niveles previos a la pandemia.