.
Analistas 30/06/2021

Mi mamá no se vacunará

Maritza Aristizábal Quintero
Editora Estado y Sociedad Noticias RCN

Yo que he sido una defensora a ultranza de las vacunas, que he fustigado al Gobierno cuando parecía que las proyecciones de inmunización estaban colgadas, que me sé el plan de vacunación de memoria, que llevo en una agenda la cuenta de cuántas vacunas han llegado y hago juiciosa el cálculo de las que han aplicado, tengo en mi familia a varias personas que no quieren aplicarse el biológico. Son decenas, y les cuento con pesar y quizá sonrojada que entre ellas están mi mamá, de 54 años, y mi abuelita, que tiene 80.

Mi abuelita, una mujer que creció en el campo con acceso a pocas vacunas, quizá cree en el fondo que las personas no necesitan de eso y que son peores los efectos de una vacuna que la misma enfermedad que puede prevenir. Mi mamá también atacada por las fake news o por la mal interpretación de las noticias, tampoco quiere recibir la vacuna. Cada vez que le tocó el tema, tiene a la mano, según ella, la historia de una persona que murió después de aplicarse la vacuna. Aunque tiene cientos de ejemplos a su alrededor de personas que están bien y a las que la inyección no les provocó ni siquiera dolor en el brazo - incluidos mi papá, mi hermana que es médica e incluso yo, que por recomendación del pediatra de mi bebé me vacuné fuera del país para pasar anticuerpos a través de la lactancia- ella se queda con las historias de habladas de quienes murieron por la vacuna, les dio un paro respiratorio, un infarto y en el mejor de los casos fueron hospitalizados.

Es difícil explicarle y quizá no quiera entender, que la gente no se muere por la vacuna, se muere por el virus. Vacunarse no garantiza el no contagio con covid, menos que no puedas morir o que no vas a entrar a una UCI, pero con la vacuna el riesgo de que cualquier caso se agrave es de menos de 5%, sin la vacuna es de 100%. Mejor dicho, es mucho mejor tenerla que no tenerla y en el peor de los casos te dará lo mismo que si no te la hubieras aplicado.

Y eso he tratado de explicarle a mi mama: que la efectividad de las vacunas oscila entre 70% y el 95%. Definitivamente puedes contagiarte, pero la probabilidad de que termines en una UCI ya no sería la regla del virus sino la excepción. Además, las vacunas son seguras, se corre más riesgo tomando una aspirina sin prescripción médica o incluso, como ya está ampliamente difundido, tomando anticonceptivos. Pero el mayor beneficio de las vacunas, ya comprobado es que quien la reciba, así se contagie ya no contagia a otro, por eso vacunarse es un favor para el mundo.

Me da miedo por mi mamá y mi abuela, cada vez este virus resulta ser más contagioso y letal, y lo peor de todo es que los de ellas son solo dos casos entre miles que piensan lo mismo. La única salida ahora es que el Gobierno, ya garantizados todos los lotes de vacunas, acelere el proceso y permita desde ya la vacunación para todas las personas sin importar su edad o antecedentes. Eso por un lado puede ayudar a combatir tanto escepticismo, porque entre más casos exitosos de vacunados haya, menos argumentos tendrán los que no quieren recibir el inmunológico. Por otro lado, una apertura en el plan de vacunación nos puede poner rápidamente en la posición de inmunidad de rebaño, que al final es la única posibilidad que tenemos de ganarle la batalla a la pandemia.