.
Analistas 14/04/2021

Abusan de nuestra resiliencia

Maritza Aristizábal Quintero
Editora Estado y Sociedad Noticias RCN

El Gobierno radicará la reforma tributaria. Sí, la reforma tributaria, aunque el mismo presidente insista en el sobrenombre de “una agenda de transformación social sostenible”. El cuento ya nos lo han echado: si blanco es, gallina lo pone y frito se come, empieza por h y termina en o; en este caso si aumenta impuestos, elimina exenciones y crea tributos es una reforma tributaria, no traten de desviar el debate, ni insulten nuestra inteligencia con eufemismos.

Por muchos componentes sociales que tenga el proyecto que radique el Gobierno, esa reforma es un abuso a nuestra resiliencia. Es que hay familias donde se juntaron todas las maldiciones. Ahora díganles de frente que con lo poco que no logró arrasar la crisis o el virus lo hará el Estado.

Uno de los más fuertes golpes a la clase media está en la declaración de renta que sería a partir de los $2,5 millones, es decir para recién graduados y empleados.

Otro artículo polémico son los impuestos a las pensiones superiores a $7 millones. Muchas de las personas que hoy reciben una mesada por encima de ese valor, no lo hacen ni siquiera porque ese sea el promedio de su salario. Algunos decidieron hacer aportes voluntarios para tener una pensión más holgada y una vejez segura. Explíquenles que esos sacrificios adicionales ahora sumarán todos, pero en las cuentas del Gobierno, porque sus pensiones, que son derechos adquiridos, serán gravadas con impuestos.

También está el paso de varios bienes de la categoría de exentos a excluidos, un portazo nada más y nada menos que a campesinos. En el caso de los bienes exentos como por ejemplo los huevos, la leche, el queso o el pollo, los productores tienen derecho a recibir la devolución del IVA por los insumos que utilicen. Los excluidos no. Aunque en la práctica al consumidor final le aparecerá un producto sin IVA, al encarecerse la producción, obviamente se encarece el producto. En términos más sencillos si usted antes pagaba por una canasta de huevos sin IVA $10.000, ahora podría pagar por la misma canasta sin IVA $12.000.

Y finalmente la nuez del asunto: grabar o aumentar el IVA a otros productos de la canasta familiar. Claro el presidente ya descartó el café, el azúcar, la sal y el chocolate. Fue Una forma inteligente de apagar el incendio que se predio en redes sociales, cuando el viceministro de hacienda dijo que el IVA del café pasaría del 5% al 19%. Pero esos son solo 4 de los 80 productos que hoy en el país tienen IVA de 5%. Pero, ¿qué va a pasar con los otros 76? ¿O por qué no nos dicen cuáles son los planes con los 150 productos de la canasta familiar que hoy no pagan IVA?

Con todo y los programas sociales, esa reforma está lejos de ser una solución real ¿Qué tal si el gobierno se la juega mejor por un plan de austeridad?, pero uno de verdad, que no pasa por eliminar reuniones presenciales o bajar funcionarios de clase ejecutiva a económica. Un plan que fusione y eliminé entidades, congele salarios, limite gastos de representación, prescinda de primas y bonificaciones. Si a eso se le suma una persecución eficaz a la evasión que puede alcanzar los $60 billones anuales y un castigo ejemplar a los corruptos que campantes se quedan con la plata de nuestros impuestos, entonces sí hablemos de una agenda de transformación social.