.
Analistas 08/03/2022

De la emisión a la recepción

Mario José Márquez Olier
Associate Partner Ernst & Young

La factura electrónica en Colombia está a punto de pasar al segundo nivel con la próxima firma de la nueva versión de la resolución de la factura electrónica como título valor a través del Radian.

La última Reforma Tributaria 2155 del año pasado, incluyó la obligación de enviar los eventos en estricto orden: i) acuse de recibo de la factura electrónica y ii) recepción de las mercancías y/o bienes previamente validados por la Dian a los proveedores.

En caso de que el comprador de bienes y/o servicios no envíe los mencionados dos eventos a su proveedor con visto bueno previo de la Dian, dicha factura electrónica, no la podrá incluir como un soporte tributario en sus declaraciones de impuestos a las ventas, renta o incluirlos en una solicitud de devolución de saldos a favor. Tremenda responsabilidad, que una vez firmada la resolución comenzará el reloj una cuenta regresiva de tres meses para iniciar con esa obligación.

Cuando la factura era de papel, el primer evento de acuse de la factura, lo realizaban en la recepción de la empresa, el señor de vigilancia o lo garantizaba el correo físico y el segundo en el almacén o contabilidad. Ahora será un elemento en XMLs que debe elaborar el comprador con apoyo de su proveedor tecnológico o sistema contable, ya no con solo un clic a un botón que aparece en un correo electrónico, que no hace nada y que hoy suele confundir como suficiente, sino que la acción de dicho evento debe garantizar que viaje a la Dian, quien lo valida y le autoriza para entregarlo a su proveedor en cuestión de segundos.

La aplicación de estos dos eventos en una economía de más de 4 millones de facturas electrónicas diarias, de las cuales 60% aproximadamente son a crédito, sin duda tiene un nuevo reto para las empresas que compran bienes o servicios, el cual se viene anunciado desde diciembre con los borradores de la resolución. Llegó el momento de pasar al segundo nivel y poner la mirada en la recepción de documentos electrónicos, pues la emisión ya es un caso superado por todos.

¿Porque son tan importantes estos dos eventos mencionados? Porque una vez enviados, se activa un reloj de 72 horas hábiles, que una vez cumplidas, convierte esa factura electrónica en la condición de título valor. Si el comprador no hizo nada en ese lapso, activa la conocida “aceptación tácita”, que le permitirá al vendedor tener en sus manos ya no una factura electrónica difícil de cobrar ante un juez, sino un título valor que le da el poder de endosar a una entidad financiera, Fintech o inversionista, porque no esta dispuesto a esperarse los 30, 60 o 90 días a que le paguen. El vendedor que ahora se llama emisor de un título valor, tiene una vez superadas las 72 horas hábiles la posibilidad de enviar el evento a la Dian de aceptación tácita, y comenzar su camino por el Radian para en recibir el dinero que necesita.

Durante el periodo de las 72 horas, el comprador también puede aceptar la factura electrónica, mediante otro evento que llamado aceptación expresa, anticipando unas horas a la conformación de dicho título valor, comparado con el escenario de la aceptación tácita. También puede rechazar la operación totalmente o de forma parcial, porque no le satisfizo el bien o el servicio prestado o tenía un error documental.

Si de verdad las grandes empresas de Colombia quieren fungir de altruistas, como lo han reafirmado en la reciente reforma tributaria, permitiendo un aumento de la tasa de renta, parece que es momento de ser conscientes, de que enviar esos dos eventos, realmente permitirán disparar el factoring electrónico especialmente para las Pyme a un nivel excepcional, ahora si podrán las Pyme dar las gracias con hechos reales.

En Chile el efactoring corresponde a 12% del PIB, logro alcanzado en los últimos seis años con la factura electrónica masificada. Colombia está en 2,4% del PIB, lo que significa que, de alcanzar los niveles de Chile, en los próximos años tendría el potencial de irrigar a la economía empresarial mas de $100 billones de recursos frescos anuales, donde las Pyme serían las primeras beneficiadas.

Esperamos que las grandes empresas no le soliciten a la Dian mover el plazo de la resolución, porque aún no están listas, este artículo pretende prender las alarmas en todas las empresas a que implementen la recepción de los eventos de recepción de las facturas electrónicas cuanto antes, no porque les costará fiscalmente, sino porque es el momento de dejarle este legado al país. En agosto podrán tomarse otras decisiones y está lista la oportunidad para que la Dian nos deje su mejor regalo a través del Radian, no la podemos dejar pasar, estamos a punto de romper la cinta del factoring electrónico en Colombia.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA