Analistas

Tributaria: ¿y si el Estado se comportara como una empresa? (2)

GUARDAR

En una empresa tener el presupuesto descuadrado es un paso necesario y normal en su proceso de definición. Por lo general las áreas comerciales se comprometen con ingresos menos agresivos que lo que pueden lograr con el fin de colgarse medallas en la ejecución, mientras que sobreestiman los costos y los gastos para tener la libertad de contratar a sus anchas los recursos que necesitan. 

En la definición del Presupuesto General de la Nación (PGN) los comportamientos son similares. A pesar de que la Nación define gran parte de sus ingresos por medio del estatuto tributario, el monto recaudado depende también del porcentaje de evasión y del crecimiento de la economía. El problema es que para el Gobierno es más fácil crear reformas tributarias en las que terminen pagando más los que menos capacidad de defenderse tienen, que ser eficiente en la optimización de ingresos o el control de la evasión. 

Con respecto al recaudo de impuestos, el PGN de hoy asume ingresos tributarios con las tasas de evasión actuales sin que la Dian se comprometa en mejora alguna de las mismas, lo cual en un proceso empresarial se corregiría muy rápidamente.  La disculpa esgrimida para endilgarle cada vez más impuestos a las empresas y personas que contribuyen actualmente es que el Gobierno no tiene las herramientas para controlar la evasión, a pesar de que se pueden aplicar medidas operativas empresariales aplicables como las penas a los evasores, el cruce de información entre los contribuyentes por medio de estrategias de “Big Data”, la facturación electrónica, las estrategias de recuperación de cartera vencida, entre otras. El problema real es que todas estas estrategias implican administrar el Estado eficientemente, lo cual necesita personal calificado seleccionado por méritos, inversión en tecnología y una cultura de rigor y de trabajo responsable en las entidades estatales en las cuales pocos gobiernos se encausan responsablemente.

Para incrementar sus ingresos el Gobierno tiene fuentes de ingresos que no explota en su totalidad debido a su falta de eficiencia. Hay más de 70.000 bienes incautados al narcotráfico que no se liquidan y se están perdiendo a manos de mafias que están tras de ellos. Bajo responsabilidad del Gobierno se están deteriorando y perdiendo valor, a la vez que su administración genera costos. ¿Cuánto podrá generar la venta de estos activos a precios de mercado? ¿Qué hay de los activos que la Nación que da en arrendamiento o en concesión a particulares y no cobra a precios de mercado, si es que cobra? ¿No será que si el Gobierno capitaliza estos ingresos habría que cobrarle menos a los que puntualmente han contribuido al fisco? 

Otra fuente de ingresos del Gobierno son los dividendos de empresas del ámbito nacional como Ecopetrol, ISA e Isagen -sin contar con aquellas del ámbito regional como EPM, las licores y algunas de servicios públicos-.  A pesar de que muchas de ellas deben tener  presupuestos medianamente optimizados, en las otras existe una oportunidad no menor para el Gobierno, por medio de sus representantes en las juntas directivas, de limitar otro castigo a los contribuyentes.

Ministro Cárdenas, antes de considerar una reforma tributaria y sin referirnos aún a los gastos del presupuesto, ¿está usted convencido, como director de orquesta del proceso, de que le está exigiendo a los funcionarios públicos que gestionen de manera responsable y eficiente los ingresos de la Nación?

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés