.
Analistas 24/12/2021

Dos Golazos más de Iván Duque

Luis Guillermo Echeverry
Abogado y Economista agrícola de Cornell University
La República Más

Esta semana Iván Duque y su equipo de gobierno con profundo sentido democrático, le marcaron a las fuerzas anárquicas, dos golazos más en el partido por el progreso de la sociedad colombiana.

El primer GOL: La aprobación en el congreso de la ley de seguridad ciudadana que mejorará nuestra convivencia civilizada.

El segundo GOL; la sanción de la Ley de acción climática, que representa una constitución ambiental para Colombia, fundamentada en el lema reforestador de: “Producir Conservando y Conservar Produciendo.”

Ambas leyes representan un paso histórico, pues por primera vez tenemos una política de Estado a largo plazo que le traza al país un camino para salir en el mediano plazo del Cáncer del narcotráfico.

Esta es la “ley quimio”, que le impone reglas al principal problema (cáncer) del país: El crimen organizado terrorista que se financia del narcotráfico y es el mayor factor de daño ambiental en Colombia.

Por primera vez, se imprime un mayor riesgo político y jurídico a nueve actividades ilícitas relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático:

- La Deforestación de la selva tropical húmeda y su relación con el narcotráfico y otras acciones devastadoras de la naturaleza.
- La Pérdida de biodiversidad y ecosistemas críticos.
- La siembra de coca y producción de cocaína.
- La colonización ilegal.
- El desarrollo donde no es viable y afecta el medio ambiente.
- La minería ilegal no tecnificada que controlan la guerrilla y las bandas criminales.
- La Explotación ilegal de fauna.
- La Explotación ilegal de maderas.
- La contaminación ambiental de las aguas, ríos, tierras por derrame de químicos e hidrocarburos que se roban para la producción de cocaína.

Duque con esta ley inicia una nueva etapa en la formación de Cultura de la LEGALIDAD. Le imprime riesgo y pone contra la pared al Narcotráfico, y a la relación de complicidad entre el crimen organizado y las fuerzas políticas corruptas que lo han defendido:

- Desde el congreso, las cortes, tribunales y Juzgados partícipes de la corrupción judicial.
- Desde la corrupción legislativa que enarbola falsas banderas ambientales y sociales.
- Desde la corrupción administrativa, en entes regulatorios y de control, y agencias técnicas.

Duque con esta ley le manda tres mensajes claros de su liderazgo al mundo:

1. Colombia se toma en serio, asume su responsabilidad y toma acciones francas demostrándole al mundo su compromiso con el cambio climático, el calentamiento global y la mitigación ambiental en favor la conservación de la atmósfera que le da vida a nuestro planeta.

2. Demuestra que podemos Producir Conservando y conservar produciendo. Que el desarrollo económico, la explotación de recursos minerales y la producción agropecuaria no tienen que competir con la preservación ambiental, su huella ambiental puede y debe ser mitigada, y que la producción de alimentos debe estar cerca de los mercados descartando así la falsa teoría de la sustitución de cultivos y reemplazándola por la reforestación natural o programada. Y con ello establece que el cuidado ambiental es asunto de todos y no la bandera política propia de la doble moral de unos pocos actores partidistas y ONGs invasoras.

3. Lleva al país a proteger sus más preciados tesoros:
- La vida de las personas.
- La Salud mental y física de las nuevas generaciones.
- Las fuentes de formación de agua y todo el recurso hídrico.
- La biodiversidad y las forestas tropicales húmedas.

Todo lo contrario, al sistema del gobierno anterior que engañó al país y al mundo, convirtiéndose en el protector del crimen organizado la impunidad, la deforestación para producir cocaína y todos los elementos del narcoterrorismo disfrazado tras las ideas revolucionarias, Duque, comprendiendo que la naturaleza desde las formaciones tectónicas dotó al Colombia de abundantes recursos naturales y que su explotación tecnificada acompañada de la debida mitigación ambiental es necesaria para poder lograr la transición energética y para general los recursos con los cuales se pueda financiar una transformación fundamentada en el desarrollo socio-económico para las futuras generaciones, sin necesidad de acudir a populismos, a premios ni medallas, ha demostrado ser un líder transformacional y visionario de talla global.