.
Analistas 22/11/2022

Colombia ante el mundo

Luis Fernando Vargas-Alzate
Profesor asociado de la Universidad Eafit

Gran algarabía se ha hecho desde muchos sectores a la revisión de los primeros cien días de la actual administración central del país, liderada por Gustavo Petro. Además, se ha enfatizado el hecho de ser un trabajo conjunto entre diversas fuerzas políticas que hoy conforman la coalición de gobierno. A pesar de ser una colectividad bastante sui generis, en la que incluso sectores profundamente tradicionales de la política tienen asiento, en esta oportunidad se percibe mayor agilidad y efectividad en las decisiones. Al menos esta vez se logró que las reformas de carácter tributario que un par de años atrás llevaron a la gente a las calles a protestar, se alcanzaran con una facilidad sorprendente.

Esa conjunción de fuerzas políticas que ha logrado enrutarse hacia la consecución de la Paz Total, tiene también la responsabilidad de asignarle una posición a Colombia frente a los múltiples sistemas internacionales. En dicho campo además, se ha empezado a delinear por parte del presidente de la República la postura del Estado colombiano en los más relevantes escenarios de la política internacional. En ello, por supuesto, han sido clave sus discursos en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y, más recientemente, sus palabras en desarrollo de la COP27, donde expuso el decálogo originado en Colombia para llamar la atención de los líderes mundiales, pero también del conjunto de actores que tiene alguna posibilidad de aportar a poner freno a la veloz destrucción del planeta.

De ambas declaraciones ha surgido una idea recurrente que no ha dejado de rondar por diversos escenarios y que aún necesita ser moldeada y clarificada para que pueda alcanzar un interesante nivel de aceptación internacional.
Inicialmente, Petro lanzó un agresivo y molesto (para muchos) mensaje en la Asamblea General de la ONU en relación con la necesidad de que las naciones en desarrollo puedan replantear el pago de su deuda externa, a partir de un eventual favorecimiento por parte de la banca multilateral, a través de una contra- prestación con acciones e inversiones constatables en la lucha contra el Cambio Climático. De hecho, el tono de su discurso giró desde su tradicional posición de rechazo a las instituciones financieras multilaterales, hacia un clamor para que éstas estudien dicha posibilidad. Podría decirse que esta vez dejó su acostumbrada agresividad para ofrecer, más bien, una mirada diferente en la relación desigual entre esas instituciones y sus deudores.

Por necia e inconveniente que luzca la idea, es preciso resaltar que no es tan descabellada; en tanto se puede sumar a las eventuales estrategias que permitan desacelerar el deterioro de nuestro Planeta Azul, superando el egoísmo y la ambición humana. En adición a su postura expuesta en septiembre, un par de semanas atrás señaló en Egipto (Sharm El-Sheikh) que “el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe iniciar el programa de canje de deuda por inversión en la adaptación y mitigación del Cambio Climático en todos los países del mundo en desarrollo. Las políticas de bloqueo económico hoy no favorecen la democracia y van en contra de los tiempos de la humanidad para actuar contra la crisis [climática].” Ese fue el punto número ocho del decálogo que ofreció al mundo, para enfrentar la inocultable situación.

En respuesta, se han visto bastantes reacciones positivas, dado que su insistencia ha puesto a muchos a pensar en que sea uno de los posibles caminos para contrarrestar los fuertes efectos de la naturaleza. Actualmente en Colombia hay más de 860 municipios (de 1.122 entidades administrativas) que han sufrido con el invierno. De acuerdo con la Revista Semana, han resultado afectadas alrededor de 645.000 personas de 106.109 familias, mientras que se han registrado 266 fallecidos y 45 desaparecidos. Por tanto, siendo víctimas, se tiene “la sartén por el mango” para demandar soluciones y estrategias.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA