.
Analistas 08/03/2022

Elecciones y confianza

Luis Felipe Gómez Restrepo
Rector de la Universidad Javeriana Cali

La Misión de Observación Electoral (MOE) ha identificado diversos obstáculos y preocupaciones que pueden afectar la transparencia y el acceso a la información, en particular, en el funcionamiento de las distintas herramientas tecnológicas y la violencia focalizada, lo que afecta tanto el ejercicio del derecho al voto como las garantías que se deben brindar para que las candidaturas den a conocer sus propuestas en condiciones de igualdad.

Las elecciones que tendremos este semestre son de vital importancia para la vida nacional. Y es fundamental que los actores políticos y sociales puedan tener una plena confianza en el proceso electoral. Sabemos de las imperfecciones de la democracia colombiana, pero también de la maduración paulatina del electorado y la especialización de la autoridad en el tema. Lo que corresponde ahora es hacer un esfuerzo renovado para que el certamen central de una democracia, como son las elecciones, se pueda llevar a cabo de la mejor manera. Para ello los órganos de control deberán estar muy atentos para corregir cualquier anomalía que se presente de manera inmediata. Ya se han hecho algunos mapas de riesgos que pueden servir de guía para el control, como por ejemplo el realizado para Cali por la Misión de Observación electoral de la OEA, en la cual tuvo participación un grupo de investigación de estudiantes de la Javeriana Cali que centra sus estudios en el análisis del comportamiento político.

En este mapa de factores de riesgo electoral de Cali para el presente año, la MOE utilizó una metodología de análisis que pondera datos históricos de elecciones pasadas para identificar estadísticamente los lugares en donde hay mayor riesgo de manipulación indebida al elector o al material electoral. Las variables que se tuvieron en cuenta para fueron: el número de votos anulados; los tarjetones no marcados; el nivel de predominio electoral y la presencia de grupos o actores violentos en zonas puntuales de la ciudad.

Se destacan de las conclusiones obtenidas que para el 2022, se identifican 61 puestos de votación en riesgo de fraude para la votación a Cámara de Representantes y 64 para la votación al Senado, es decir, el 36% y el 38% de los puestos de votación analizados, respectivamente. Por otro lado, en cuanto a la variable relacionada con actores violentos se encuentra que en las comunas 13, 14, 15, 20 y 21 de la ciudad se concentra la presencia de estructuras criminales, de forma tal que entre el 54% y el 100% de los puestos electorales de estas comunas están en riesgo por violencia. A la luz de esto, reiteramos el importante rol de los entes de control y demás órganos de veeduría.

Es capital que los actores políticos asuman con profundo sentido ético y ciudadano los resultados de las urnas. Por ello, es muy grave que algunos candidatos digan que si pierden desconocerán los resultados. No se debe deslegitimar de manera temeraria los procesos e instituciones electorales. Esta conducta irresponsable, sencillamente corroe el sustento del sistema democrático, ¡su propio piso! Bien sabemos que el sistema es mejorable en múltiples aspectos, pero otra cosa muy distinta es desconocerlo.

Claro está que nuestras autoridades electorales y de control en general, deben velar eficazmente por la generación de la confianza en los comicios, estableciendo que la ciudadanía cuente con garantías suficientes para su participación en las votaciones de sus representantes en libertad y con seguridad. Queda pendiente la amenaza de ciberataques desde el exterior, igualmente preocupante y que las autoridades están sobre aviso.

Es claro que entre más limpio y transparente sea el proceso electoral, mayor credibilidad tendrá ante la ciudadanía. Así la democracia colombiana podrá salir fortalecida del mismo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA