.
Tribuna empresarial 15/02/2021

Neutralidad de carbono es posible

En General Electric estamos comprometidos y orgullosos de contribuir con la disminución del impacto del cambio climático. Desde hace muchos años hemos venido afrontando grandes desafíos. Generamos un tercio de la electricidad del mundo aunque la demanda continúa creciendo, utilizando tecnología que necesita ser más limpia al mismo tiempo que se hace más eficiente y confiable.

Hoy asumimos un nuevo reto: construir un mundo más limpio, que funcione para nuestros clientes, colaboradores y comunidades.

Para lograrlo, venimos concentrando todos nuestros esfuerzos en el suministro de energía inteligente, realizando inversiones en la mejora de la operatividad y la eliminación de desechos. Abordar el cambio climático debe ser una prioridad mundial urgente, y es por eso que asumimos este nuevo compromiso, que tiene como objetivo alcanzar la neutralidad de carbono en nuestras operaciones para 2030.

Además, hemos fijado el objetivo de que nuestras 1.000 instalaciones en todo el mundo logren ser libres de emisiones de carbono para el año 2030. Esta medida significa que, de lograr esta meta, habremos reducido en 21% las emisiones de gases de efecto invernadero.

GE Aviation y GE Healthcare son dos de nuestros negocios que están impulsando iniciativas sustentables. En el caso del primero, el negocio se ha comprometido en reducir en 50% sus emisiones de CO2 para 2050, mientras que el segundo está invirtiendo en desarrollar procesos más sostenibles de manufactura, suministro, distribución e instalación, así como en el servicio técnico de todos sus productos.

Desde GE queremos aportar en la descarbonización en todos los aspectos de la vida moderna, desde el transporte hasta la energía. Esto requiere un esfuerzo multisectorial basado en la cooperación y coordinación de todas las instituciones, gobiernos y compañías para frenar y enfrentar este desafío.

Basándonos en extensivos análisis y años de experiencia, creemos que de la mano del despliegue estratégico de tecnologías de generación energética renovables y de gas podemos cambiar la trayectoria del cambio climático de manera sustancial, reduciendo las emisiones de manera rápida.

Ni las tecnologías a base de generación de gas ni de renovables son efectivas por sí solas para la descarbonización al ritmo necesario para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 2°C. Los renovables están creciendo de modo acelerado, ofrecen capacidad ilimitada de generación, son libres de emisiones de carbono y son económicamente sustentable, pero incluso con un rápido crecimiento, no lograrán el impacto necesario. Se espera que a este paso contribuyan con 47% de la generación de energía global para el 2040, pero necesitamos más.

Las tecnologías a base de gas son flexibles, económicamente sustentables confiables y en el caso de utilizar hidrógeno como combustible, logran cero emisiones de CO2.

Por más de 125 años, hemos sostenido un legado de innovación que hoy nos permite aportar todo nuestro conocimiento, alcance global, experiencia y capacidad para contribuir a la transición energética. Contamos con un largo historial en el desarrollo de tecnología para la generación de energía y continuaremos invirtiendo en innovaciones para que nuestros clientes puedan alcanzar éxito comercial al tiempo que colaboramos con el desarrollo de un mundo mejor para todos.