Analistas

El reto de la movilidad

GUARDAR

Luis Alejandro Camargo

Liderar transformaciones culturales desde las organizaciones en torno a prácticas ambientales y socialmente sostenibles es un reto cada vez más apremiante para las empresas, avocadas a generar condiciones para que sus trabajadores y grupos de interés, en general, hagan el cambio necesario hacia nuevas formas de uso y acceso a los bienes y servicios y se conecten con expectativas globales e iniciativas voluntarias que trasciendan las actividades empresariales.

Hoy la movilidad empresarial sostenible, como práctica que contribuye a la descarbonización de las ciudades y del planeta, es uno de esos ejemplos que interpelan a todas las empresas por el impacto que el desplazamiento de sus trabajadores genera en los entornos donde desarrollan sus actividades, con efectos negativos sobre el calentamiento global, la calidad del aire, la salud, la congestión y la calidad de vida en las ciudades.

Desde 2017 motivados por la eficiencia energética y un aprovechamiento más racional del espacio físico en nuestra sede principal en Medellín, compartida entre ISA y sus filiales, XM Internexa, e ISA Intercolombia, pusimos en marcha nuestro programa de movilidad empresarial sostenible (Pmes), al que denominamos ‘En la movida’, en el cual articulamos modalidades de transporte que ya existían, como el desplazamiento masivo en buses empresariales, con nuevas alternativas como carro compartido, caravanas de bicicletas eléctricas y convencionales, caminatas, vehículos eléctricos y teletrabajo.

El éxito de nuestro programa, ha radicado en el enfoque de transformación cultural y la positiva respuesta de los trabajadores, quienes de manera voluntaria deciden modificar sus hábitos y acogen prácticas colectivas que redundan en la disminución de emisiones de CO2, baja de su huella personal, disminución en tiempos promedio de desplazamiento, ahorro de dinero, impactos positivos en la salud por reducción de estrés y ejercicio físico y fortalecimiento de las relaciones en la organización.

Para alcanzar estos logros ha jugado un papel destacado el uso de Appimotion, aplicación digital descargable que permite la conectividad entre los usuarios y el registro y sistematización de los datos, los cuales permiten análisis relevante para tomar decisiones que fortalecen el programa y su capacidad de contribución a las metas de ecoeficiencia de la compañía.
Los impactos de este tipo de iniciativas en las empresas son tangibles. En nuestro caso, hemos logrado evitar la producción de 224 toneladas de CO2, ahorrar cerca de 300 horas en desplazamientos y prescindir de más de 21.500 galones de gasolina. En la medida que más empresas podamos dar ejemplo al crear programas que permitan involucrar a nuestros trabajadores para transformar los hábitos de desplazamiento, se logrará una mejora sustancial en la calidad de vida; respirando un aire más limpio, mejorando la condición física, los tiempos de desplazamiento y teniendo ciudades más amables.

Adicional a asegurar cumplimientos normativos de ciudad y compromisos voluntarios como el Pacto por la Calidad del Aire de la Secretaria de Medio Ambiente de Medellín, el programa nos anima a avanzar en la unión de esfuerzos con iniciativas globales como el Pacto Global y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés