Analistas

El obsoleto Estado “papá”

David Boaz, en su libro: “The Libertarian Mind” señala que el Estado se ha venido quedando obsoleto debido a que el comercio y la iniciativa privada suplen de manera más eficiente las necesidades de un país, ejemplo de ello es la calidad en la educación y la prestación de servicios que tienden a volverse mejor cuando son regulados por la libre competencia. 

Dicho planteamiento, refuerza la idea  en la cual, nosotros como sociedad y como individuos somos capaces de resolver nuestros problemas y con el peso de la responsabilidad asumimos las consecuencias de nuestros actos siempre y cuando no interfieran en la esfera de nuestros vecinos. Esta idea que es pilar del liberalismo clásico, se ve diluida especialmente en estos países de América. Es ingrato pensar en tanta sangre derramada por nuestros próceres en la lucha por ser individuos libres, para que después de 200 años nos volvamos dependientes del “papá” Estado.

Es cotidiano ya en Colombia ver marchas por la educación, el trabajo,  los servicios, etc. Pero especialmente pidiéndole al Estado que regale. Muchos piensan que deberían tener servicios, educación, vivienda (como promociona el actual gobierno), salud, etc. Gratis. La dependencia del “papá” Estado ha llevado a que se crean con derecho incluso a no trabajar y tener subsidio de desempleo. Este modelo lleva a tener Estados cada vez más grandes en los cuales los impuestos y la deuda externa son la única forma de sostenimiento. Además se ve afectada precisamente la clase productiva de un país y termina repercutiendo siempre en quienes reclaman más cosas gratis.

Pero ¿esta dependencia del Estado es culpa exclusiva de los individuos? Desafortunadamente no, ha sido el Gobierno, a través de mandatarios populistas y la mayoría de tinte izquierdista el que ha llevado a la población a pensar que por ellos mismos no pueden resolver sus problemas y necesitan del “papá” Estado para solucionar cada uno de ellos. 

Estos gobiernos han hecho creer a la gente que las cosas se merecen simplemente por habitar en un territorio, han olvidado que el trabajo mancomunado de muchas generaciones ha llevado al desarrollo que ahorita se tiene y no ha sido el Estado sino la iniciativa privada quien ha logrado los grandes descubrimientos y avances tecnológicos de al menos el mundo que conocemos. 

¿Se equivoca por lo tanto David Boaz al decir que el Estado se está haciendo obsoleto?  No, la iniciativa privada debería llevar a tener gobiernos más pequeños y eficientes. En donde se deje de reclamar todo gratis, en donde los ciudadanos se preocupen por trabajar y resolver sus problemas, en donde se incentive el emprendimiento y se bajen los impuestos. Sin embargo, ocurre lo contrario y el reto es para esta generación, que se queja mucho pero vive feliz pidiéndole al obsoleto “papá” Estado.