Analistas

Economía, debate de pocos

Miguel Gómez Martínez decía esta semana que se viene una reducción de la calificación de la deuda colombiana, pues los TES caen 7,1% por problemas fiscales. Aunado a esto, el grupo de investigación de Bancolombia piensa que el crecimiento para Colombia del PIB será de alrededor de 2%, otros la ubican por debajo, además la inflación está fluctuando sobre 4,2%. Dichas estadísticas, alarmantes para algunos, ¿será que realmente le interesan al ciudadano promedio?
La persona del común poco entiende de una balanza de pagos, ni saben que es un PIB, mucho menos los TES. La economía desde hace muchos años en Colombia, se volvió tema de expertos y ningún político hasta el momento ha sabido aterrizar dichos conceptos para las personas de a pie. Los temas que nos afectan a todos, parecen ser de un puñado de expertos que con términos técnicos intentan explicarle cómo marcha el país a estudiantes de economía.
Hubo un tiempo en que la única noción de economía era el alza del precio del combustible, que marcaba la subida de los demás bienes de consumo. La liberalización de los precios evitó la constante alza de lo demás. Después vino el IVA, la gente que algo entiende del tema, sabe que si sube este impuesto, sube el precio de los bienes que consumen y que mientras más productos graven, mayor será el precio de ellos. Más allá de estos básicos conceptos el ciudadano común no entiende y por ello no le importan los TES o el alza en las exportaciones. La prueba está en que entre las preocupaciones, en las encuestas, figuran en primer lugar siempre las mismas: seguridad, salud y empleo.
La falta de aterrizar conceptos claves en la economía deberá ser un debate que propicien los próximos candidatos presidenciales; de no darse, seguiremos en el eterno tema de las Farc, algo importante, pero que debe ser explicado también desde los efectos económicos, pues las colas y muertes de nuestro vecino país Venezuela, son precisamente las consecuencias económicas de un modelo fracasado como el socialista.
La ciudadanía debe ser capaz de comprender que un alza en el dólar exagerada, hará mas caro cualquier producto importado; debe entender que los subsidios terminarán pagándolos todos los colombianos; deberá ser capaz de debatir sobre cuál modelo económico es el más apropiado para el país. Todo con la sencilla pregunta de si queremos un país más grande y proteccionista, como plantea la izquierda, o un Estado más pequeño y austero en donde se permita a sus ciudadanos invertir su dinero como mejor les parezca.
La economía debe ser una materia de fácil comprensión. Finalmente en ella se decide la plata que diariamente gastan los colombianos. El reto está servido para los candidatos, dependerá de ellos ampliar los temas y volverlos asequibles a la gente. Ojalá no tengamos que esperar a tener un país con colas, sin empresas y con el Estado tirano, para entender que la economía no es un debate de pocos.