Analistas

De las masas al nuevo electorado

GUARDAR

Señala con acierto el maestro Jaime Durán Barba que vivimos en una auténtica revolución cultural, en donde las personas prefieren leer libros de vampiros y autoayuda a Cervantes o Santo Tomás, los discos clásicos de Mozart están en una esquina superados en ventas por  el reggaeton y el pop; la gente prefiere ver Transformers y Juego de Tronos a repetirse la Ilíada o cualquier clásico de cine.

Es otro mundo, el del entretenimiento. Hace apenas unos años la política a nivel mundial estaba plagada de líderes, caudillos e ideas. Los partidos políticos para bien o para mal defendían unas posiciones y el tan bien acuñado en su momento término “masas” se dejaba manipular y guiar por este tipo de estructuras, el mundo llegó a verse divido en dos modelos: el capitalista y el comunista; nuestro país Colombia, derramó sangre por dos tipos de pensamiento: el liberal y conservador. La masa estupefacta, asistía a discursos durante horas, los mítines congregaban seguidores de distintas ideologías. 

Muchos ni entendían que decían pero se convencían de pertenecer a algo y sobre todo era entretenido. Fueron distintos los hechos que cambiaron este viejo modelo de hacer política, y se debe en gran medida a la penetración de los medios de comunicación en la vida de todos los ciudadanos. Desde la televisión al internet, los medios ofrecen múltiples formas de entretener a las personas. Por ello hoy resulta mucho mas entretenido ver una novela o un partido de fútbol que un debate presidencial. 

Este fenómeno que ocurre al menos en este mundo occidental está llevando a tener unos nuevos electores. El primer factor que tiene este nuevo elector es que no se siente atraído por los antiguos mítines y discursos, los políticos que admiran ya no son los grandes caudillos sino gente común y corriente que se preocupa por los problemas. A las grandes manifestaciones usualmente van los mismos empleados oficiales, gente paga o de lista. Es difícil lograr una gran concentración con solo ideales y un discurso bonito; basta comparar las concentraciones de Petro alcalde a las de Petro candidato donde apenas asisten 50 personas. Este nuevo elector es más sensible y viene el segundo factor: está mejor informado. 

El mito que se tenía antes en el cual los medios manipulaban la gran masa como lo hicieron los caudillos en el pasado, está siendo rebasado por una nueva realidad: las personas tienen múltiples medios para informarse y forman su propio criterio. Y es aquí en donde pecan muchos analistas, políticos y columnistas que he leído. La gente no es boba y al elector hay que respetarlo. Las personas usualmente oyen una emisora en la mañana, ven un noticiero distinto en la tarde y cada vez más visitan las redes sociales para formar su propio criterio. 

En la encuesta americana de consumo móvil, Colombia es el tercer país en la región; 75% aseguró utilizar servicios de mensajería instantánea y 54%, las redes sociales. Por lo tanto, es una falacia señalar que millones de personas son engañadas y manipuladas a la orden de algunos medios, es irrespetuoso pensar que solo los ignorantes y mal informados votaron por el NO en Colombia y por Trump en Estados Unidos, los que a cada rato repiten esto, aún no han entendido este nuevo mundo aburrido por la política. Respetar al elector y dejar de lado la vieja forma de llegar a las personas, será la premisa para nuevos candidatos en un mundo imbuido en el entretenimiento.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés