Analistas

100 años que pesan

GUARDAR

Juan Manuel Nieves R.

Es común oír a varias personas que no quieren llegar a viejas; temen ser una carga para sus familias o estar limitados en su diario vivir; también se les oye decir: es mejor vivir buenos años y no muchos; cierto o no, es todo un prodigio conocer gente mayor que sigue produciendo para su familia y país.

100 años son muchos para una persona, pocos para la historia; si revivimos los grandes cambios del mundo en estos 100 años, suelen ser importantes: dos guerras mundiales, en Colombia distintos conflictos, el nacimiento de la televisión, la llegada del hombre a la Luna, el boom del internet y la globalización que ha llevado al mundo a conectarse y volverlo más fácil de conocer, 100 años son los que cumple el próximo viernes el fundador de Haceb, Don Josemaría Acevedo. Los distintos cambios de un siglo han afectado la empresa y, a pesar de años buenos y malos, sigue fuerte y con perspectivas nuevas de desarrollo.

Una característica de Don José es su gran capacidad de trabajo; un siglo entero le ha enseñado a estar al frente todavía de la empresa, a sobrevivir a tantos gobiernos y crisis económicas y sobre todo, a la innovación. Mientras Nokia crecía por todo el mundo y luego dejaba de existir, Haceb seguía trabajando en electrodomésticos; en este siglo vimos grandes empresas como IBM, Motorola, Kodak, etc. crecer y luego mutar o desaparecer; por ello es loable que la misma cabeza siga al frente y con una empresa creciendo. ¿El secreto? En palabras de él intentar ser un verraco y trabajar a diario; la verdad es que la innovación y la adaptación al cambio han sido fundamentales.

Hoy Haceb sigue produciendo las mismas estufas de hace 50 años, pero con nueva tecnología, a gas, eléctricas de bajo consumo y con tecnología de punta, las neveras siguen teniendo el mismo principio, pero hoy consumen menos energía, son más grandes, producen hielo y agua filtrada; sin embargo, sirven el segmento básico a menor precio.

Un siglo parece poco, pero es mucho lo que trae; y conservar una empresa que crece a otros países, adaptándose a los cambios, es un ejemplo para una nación, que se ha vuelto experta en criticar, incluso a tanto empresario que de manera callada se dedica a sacar adelante una empresa y sobre todo a tantas familias. Este viernes cumple 100 años y sus anécdotas se cuentan por montones, Don José hasta hace poco cambió de carro: lo convencieron de dejar el Renault 4 por un Mazda 6, sigue comiendo gomitas que le trae su nieto a escondidas y guarda humor para cada anécdota; quiere seguir viviendo y conociendo nuevos proyectos. En los años venideros seguirá llegando temprano a su empresa, diciendo que no hay año fácil, pero que seguro el que viene va a ser el mejor; su legado apenas lo conocemos, pero de su entereza se hablará por décadas. Por todo ello y lo que representa, este viernes 100 años sí que pesan.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés