Re-industrializar el país

GUARDAR

Aunque es frecuente escuchar que Colombia no tiene vocación industrial, no se puede desconocer que en el país hay una capacidad manufacturera importante que genera empleo y que está en condiciones de abastecer la demanda nacional de productos y, en muchos casos, exportar a otros países.

Además, la demanda nacional está presentando oportunidades interesantes para muchos sectores de la economía y sus cadenas de valor. Solamente menciono algunos datos que han salido recientemente en informes sectoriales: hoy, el mercado colombiano demanda anualmente de 1 millón de refrigeradores, 500.000 motos -en el país hay 6 ensambladoras y somos el segundo productor de Latinoamérica después de Brasil-, 250.000 carros -hay dos ensambladoras- y 175.000 viviendas. ¡Demanda anual!

¿Cómo aprovechar estas oportunidades para incentivar los emprendimientos y las inversiones en el sector manufacturero, que lleven progresivamente a la re-industrialización del país?

En el sector industrial es frecuente hablar del PIN -Porcentaje de Integración Nacional- que equivale a la proporción del costo de un producto que debe ser de origen nacional, ya sea aportado por proveedores locales o por la empresa misma. Si los productos de una empresa no cumplen con este porcentaje y su destino es el mercado local, deberá pagar un arancel sobre el componente del costo importado. Por otro lado, si se trata de productos de exportación, no podrá emitir el certificado de origen correspondiente y deberá pagar un arancel cuando se importen en el otro país, así haya un tratado de libre comercio firmado.

¿Cuáles es el orden de magnitud de los PIN en Colombia? Menciono algunos: 17% para motos, 35% para carros y 51% para electrodomésticos. Imagínense lo que pasaría con la industria nacional y las redes de proveedores si se implementara un plan conjunto entre el Gobierno Nacional y los diferentes gremios para ir incrementando progresivamente los PIN de todos los sectores, con el objetivo de agregar más costo local a los productos que se ensamblan en Colombia. ¿No sería esto una gran apuesta por la re-industrialización del país?

Les dejo un último dato: el PIN en Estados Unidos para que un carro pueda tener el sello “Made in USA” es 75%. Con un PIN de estos, que al final se traduce en oportunidades de negocio para las empresas y sus proveedores, ¿Quién no se lanzaría a invertir en maquinaria y tecnología?

Las grandes empresas podrían tener argumentos válidos para no aumentar los PIN, como la falta de capacidad de los proveedores y el bajo nivel tecnológico de sus procesos. Este es un ciclo que se debe romper, pues los proveedores no invierten porque no venden más y las ensambladoras no compran más porque el proveedor no invierte en aumentar su capacidad.

Ahora que el Gobierno del Presidente Duque anunció un plan para incentivar el emprendimiento y la industria, es el momento de implementar medidas radicales que impulsen verdaderamente la economía nacional. Y aumentar los PIN sería una de ellas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés