Analistas

Co-creación: estrategia ganadora

GUARDAR

Juan Carlos Zuleta Acevedo - juanzule@yahoo.com

Es innegable que la cultura de la innovación está en todo su apogeo. ¿Por qué? Las empresas se dieron cuenta que la única manera para capturar nuevas oportunidades de negocio que presenta el entorno y para defenderse de las alternativas disruptivas que surgen constantemente es a través de la innovación en sus productos y servicios. De otra forma, no podrán garantizar la sostenibilidad de su modelo de negocio ni de su propuesta de valor.
El éxito de la innovación como estrategia corporativa, además de requerir el apoyo de la alta dirección, radica básicamente en dos aspectos que se complementan: el desarrollo de capacidades dinámicas y la apertura del sistema de innovación.

Anteriormente, las ventajas competitivas de una empresa eran estáticas y se fundamentaban únicamente en la propiedad de activos y conocimientos difíciles de replicar. Sin embargo, en una época en la que el conocimiento se ha democratizado y el entorno sufre cambios continuamente generados por la tecnología, las empresas deben ser capaces de crear, actualizar y proteger aquellos activos valiosos para su modelo de negocio, y esto se logra desarrollando capacidades dinámicas: mecanismos que sirven para identificar las oportunidades y amenazas de un entorno cambiante, y que ayudan a reconfigurar ágilmente la organización frente a las nuevas condiciones del mercado.

Además, cuando una empresa abre su sistema de innovación, involucrando a personas de muchas áreas e incluso de otras organizaciones -proveedores, clientes, universidades, sector público-, los procesos de innovación se enriquecen y se aceleran. De esta manera, se detectan nuevas oportunidades y se aprovechan mejor las capacidades de los equipos de trabajo, dando lugar a nuevos productos y servicios -o mejorando los ya existentes- que nacen como resultado de ejercicios de co-creación, alcanzando altísimos niveles de valor agregado y contribuyendo a la sostenibilidad y fortalecimiento de las ventajas competitivas de todas las organizaciones involucradas.

Un ejemplo: recientemente se comenzó a comercializar un producto que nació de un ejercicio de co-creación realizado por tres empresas colombianas que han entendido la importancia de construir alianzas para que sus equipos de innovación trabajen juntos. Se trata de un cargador doméstico para vehículos eléctricos diseñado y fabricado por Haceb, empresa líder en fabricación de electrodomésticos, Celsia, generador de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables, y Electrocontrol, fabricante de dispositivos electrónicos.
Trabajando en equipo, estas organizaciones se han preparado para aprovechar las oportunidades de la movilidad sostenible y así lo manifestaron en la presentación del cargador doméstico: “El mundo ha cambiado, nuestro planeta nos pide energía más limpia, menos emisiones, nuevas formas de hacer las cosas, soluciones donde la tecnología, la innovación y la sostenibilidad converjan y se unan para lograr un cambio que rompa paradigmas y que nos mueva diferente”.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés