Analistas

El poder de la avena

GUARDAR

Colombia dentro de su Plan Decenal de Salud Pública 2012 – 2021, plantea varias estrategias para combatir la malnutrición y enfermedades no transmisibles basadas en los lineamientos de  la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas buscan generar responsabilidad en alimentación saludable e incentivar a la industria y a los consumidores para que consuman cada vez más alimentos ricos en fibra para la prevención de Enfermedades No Transmisibles (ENT). 

La OMS estima que entre 2011 y 2025 las pérdidas económicas relacionas con las ENT, como gastos médicos y pérdida de productividad en países de bajo y medio ingreso, se elevarán a $7 billones de dólares. Específicamente en Colombia, estas enfermedades le generan al Gobierno un gasto de más de $20 billones al  año.

Casi 30% de la humanidad está sufriendo alguna forma de malnutrición y se estima que para 2020 las enfermedades crónicas no trasmisibles representarán casi las 3/4 del total de las causas de las defunciones; para los países en desarrollo principalmente serán por cardiopatía isquémica, accidentes cerebro vasculares y  por diabetes, según la OMS. A nivel mundial, los granos de cereales constituyen la fuente de energía alimenticia más económica del mundo, y proporcionan las 2/3 o más de la energía humana y de la aportación de proteínas. Hoy después de diversos estudios en todo el mundo, la avena ha sido catalogada como el cereal con el mayor contenido de fibra soluble y con ella su principal componente activo llamado betaglucano, por lo cual ha sido clasificado como el “Rey de los cereales”.

La avena previene enfermedades como el estreñimiento debido a su alto contenido de fibra, gracias a su contenido en aminoácidos esenciales ayuda a disminuir el colesterol, ayuda a prevenir el cáncer ya que contiene lignanos y fitoestrogenos,  contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular con la reducción del colesterol y estabiliza los niveles de azúcar en la sangre.

Teniendo en cuenta las propiedades y sus altos beneficios en las enfermedades no transmisibles, un mayor consumo de avena aportaría a la disminución de:

• Muertes por enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte entre 1998 y 2011.

• La obesidad. En 2014,  39% de las personas adultas tenían sobrepeso, y 13% eran obesas.

• En los años 60 sólo el 25% de la población colombiana sufría de obesidad hoy en día esta cifra se ha duplicado. Según Funcobes, la mitad de los colombianos sufre de obesidad.

• 34% de las enfermedades de cáncer se originan en los malos hábitos o estilos de vida, como las dietas mal practicadas.

En el país este cereal hace parte de la dieta de  63% de los hogares, en donde la principal fuente de consumo está  en los estratos  1, 2 y 3, los que  representan cerca de 85% de la población colombiana, por lo cual es uno de los principales aportantes de fibra.

Es importante tener en cuenta que según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia – 2010  (Ensin), 33% de los colombianos entre 5 y 64 años NO consume frutas diariamente y 71,9% NO consume hortalizas o verduras diariamente, razón por la cual cereales como la avena y el maíz se convierten en una de las pocas y principales fuentes de fibra de la población. 

Por lo anterior,  es urgente que se  generen desde el Gobierno acciones que propendan a que no sólo se fomente el consumo de cereales aportantes de fibra (Avena, maíz, entre otros), sino que  desde las políticas fiscales y tributarias se  mantengan a un precio asequible para  la población.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés