.
Analistas 22/07/2021

La estrategia para la crisis política

Jorge Iván Gómez
Profesor del Inalde Business School

Este artículo está dirigido a las personas que en los últimos días han experimentado miedo e incertidumbre por la situación política del país. Al mismo tiempo, para esas mismas personas que saben que el miedo es mal consejero y, por tanto, quieren y necesitan encontrar ideas para salir adelante con sus empresas y organizaciones.

La protesta social es tan solo la consecuencia de un problema que surge por factores económicos, sanitarios y políticos. Vivimos una crisis económica que destruyó miles de empleos y aumentó pobreza y falta de ingresos de las personas. Estamos ante una crisis social y sanitaria ocasionada por la pandemia del covid-19 y la insatisfacción por la debilidad de los gobiernos y su escasa gobernabilidad para tomar decisiones correctas y actuar de manera eficaz.

Zapatero a tus zapatos, reza el adagio popular. El camino de los empresarios no es el activismo político. La razón es simple: la contribución del empresario al desarrollo es mediante la creación y consolidación de la empresa como organización perdurable en el tiempo con políticas justas y responsables frente a empleados, clientes y sociedad.

La empresa es un agente de transformación social. Un agente que transmite valores y, sobre todo, es un lugar para sembrar pedagogía de convivencia, honestidad y responsabilidad, por eso, el directivo debe aprovechar esta tribuna para difundir los valores correctos de la sociedad que queremos.
Los valores clave que debemos insistir al interior de nuestras empresas e, incluso, familias es el de la responsabilidad. Significa que debemos hacernos dueños de nuestra vida y ser actores de nuestra autodeterminación. Me sorprende ver que las marchas están llenas de demandas al estado como quien debe solucionar todos los problemas, cuando en realidad cada uno debe ser arquitecto de su futuro.

Todavía no he visto a la primera persona manifestándose contra sí mismo. Porque no se ha exigido lo suficiente, porque no ha mejorado, porque no se ha esforzado más de lo que debería.

Mi mayor recomendación a los empresarios en estos momentos es animarlos a incorporar los principios del capitalismo consciente (John Mackey, 2016), del valor compartido (Michael Porter, TED, 2013), así como los objetivos de desarrollo sostenible, ya que, estas iniciativas tienen por objeto ayudar a resolver los problemas sociales mediante el vehículo transformador de los negocios.

El empresario no es el Estado y no debe pretender remplazarlo, pero si puede convertirse en un actor clave de la sociedad civil organizada. Por este hecho, mediante la creación y fomento de asociaciones y fundaciones, los empresarios pueden ayudar a resolver problemas sociales e incidir en la creación de bienes colectivos necesarios para una mejor sociedad. Por ejemplo, Empresarios por la Educación.

A mayor dolor por la situación política del país, mayor intervención en la promoción de bienes sociales como la educación, a través de la participación cívica en entidades de impacto social.

Los empresarios y directivos nos hemos alejado de los partidos políticos, porque su agenda es electoral y oportunista, sin embargo, los partidos políticos son la columna vertebral de un estado de derecho sólido y, por esto, el fortalecimiento de los partidos es necesario para mejorar el funcionamiento y sostenibilidad de las instituciones democráticas.

La agenda empresarial para ayudar a superar la crisis política colombiana requiere de acciones internas y externas como como la participación cívica y política de los empresarios en la sociedad de acuerdo con su condición empresaria.