.
Analistas 07/09/2021

La ciencia de la felicidad

Jorge Iván Gómez
Profesor del Inalde Business School

La felicidad se ha convertido en uno de los temas de estudio más importantes para las universidades y, especialmente, las escuelas de negocios en el mundo. La pandemia nos trajo muchos aprendizajes, historias de dolor y un incremento en enfermedades como la depresión y la ansiedad

Me he propuesto escribir sobre la felicidad porque es un tema de interés para directivos y empresarios. Muchas veces sus logros, éxitos y admiración no se traducen en satisfacción y bienestar. Por el contrario, algunos se sienten infelices, vacíos e insatisfechos con su vida y su situación personal y familiar. Muchas personas que han ganado la lotería experimentan la felicidad en grandes dosis, pero, pasado el tiempo, vuelven a su punto de partida, la infelicidad.

Por este hecho, me he propuesto presentar algunas ideas sobre la felicidad y algunas recomendaciones a partir de lo que dice la ciencia y, específicamente, la evidencia empírica de expertos de Harvard y Yale, relacionada con los estudios sobre la felicidad.

La ciencia para afirmar los determinantes de la felicidad ha realizado muchos estudios y ha usado métodos como el “modelado”, que consiste es analizar a las personas que se sienten más felices y aquellas que se sienten más infelices y, a partir de sus comportamientos, establecer unos principios para vivir una vida más feliz.

Principios de una vida más feliz basados en la investigación
Dedica tiempo a socializar: está demostrado que la clave de la felicidad consiste en tener relaciones sociales, amigos y, ante todo, pasar más tiempo con otras personas (con personas que les importan). Incluso, hablar con personas extrañas.

Dedica tiempo a pensar en los demás: asociamos la felicidad a caprichos y autocomplacernos. Pero, el verdadero secreto de la felicidad consiste en donar más tiempo y dinero a causas sociales. Llevar a cabo buenas acciones que ayuden a los demás.

Dedica tiempo a tener gratitud: las personas que aprecian lo que tienen son más felices que quienes comparan, se quejan o viven solo en función de lo que no tienen. Son más infelices aquellos que no piensan en lo bien que nos va en la vida.

Muchas veces, nuestros puntos de referencia son los exitosos y famosos que salen en las redes sociales y, en consecuencia, siempre seremos más pobres que Bill Gates, menos famosos que Cristiano Ronaldo o menos talentosos que Beyoncé.

Dedica tiempo a crear hábitos saludables de ejercicio y de sueño: La ciencia dice que media hora de cardio al día puede ser tan eficaz como cualquier fármaco antidepresivo. El cardio es bueno para el cuerpo, pero también para la salud mental. La crisis de salud mental en la sociedad (en empresas, universidades y colegios) es debido a que las personas duermen entre cuatro y cinco horas. Según los estudios, incrementar las horas de sueño ayuda a resolver los síntomas de enfermedades de salud mental.

Dedica tiempo a ser consciente y vivir el presente: muchas veces vivir el pasado genera remordimientos, nostalgia y culpas, mientras que vivir permanentemente en el futuro nos conduce a la ansiedad y la impaciencia. Por eso, la investigación recomienda vivir el aquí y el ahora; que las personas se tomen el tiempo para sentir el momento. Pasamos la mitad del tiempo en cosas que no pertenecen al presente. En consecuencia, cuando estudiamos el tema de la felicidad descubrimos que debemos cambiar la manera de pensar y de actuar porque la mayoría de las veces orientamos nuestra vida a los placeres momentáneos y olvidamos que la clave de la felicidad está en lo simple simple: tener amigos, ayudar a los demás, llevar una vida más sana y vivir el presente con gratitud
y apreciando lo que somos y tenemos.