Analistas

Vargas the winner

La reconocida revista británica The Economist, sorprendió en la más reciente edición con un artículo sobre Colombia y el futuro electoral de nuestro país. El artículo, escrito por la unidad de inteligencia, predice que los dos finalistas en la carrera presidencial de nuestro país para 2018 serán Sergio Fajardo y Germán Vargas Lleras. La publicación va más allá de calcular los finalistas y se la juega por Vargas como próximo presidente de nuestro país para el período 2018-2022.

El fondo del análisis, que es bastante elaborado, llega a varias conclusiones previsibles al observar el gran número de precandidatos presidenciales. Muchos de los precandidatos que andan sin partido se encuentran en el proceso de recolectar firmas y seguramente van a llegar a primera vuelta a medir su capital político para ofrecerlo en alianzas en segunda vuelta. El pronóstico de The Economist incluye los siguientes detalles: No habrá un ganador en primera vuelta, y muy pocos candidatos van a firmar alianzas antes de mayo de 2018. Las variables que harán llegar a Fajardo y a Vargas a la segunda vuelta son diferentes para cada candidato. En el caso de Fajardo aducen su buena imagen y su independencia de partidos tradicionales como activos políticos importantes. Para la campaña de Vargas, la revista observa que su gran potencial está ligado al distanciamiento del gobierno, de Cambio Radical (en teoría) y convertirse en un crítico de las fallas del proceso de paz y posibles cambios a la ejecución del proceso de posconflicto.

Luego de conocerse el artículo, Cambio Radical, el partido que supuestamente está alejado de su jefe natural, públicamente se distanció del proyecto de ley de la Justicia Especial para la Paz. La Fiscalía, a cargo de Néstor H. Martínez, por su parte ha sido un gran crítico del proceso y se ha convertido en un importante filtro que ha cuestionado las listas, los bienes y todo el proceso transicional. Para nadie es un secreto que Martínez tiene una histórica afinidad con ese partido y no es un elemento a despreciar dentro de las posibles ventajas que va a tener el candidato.

Llama la atención del análisis global que no le dan opción grande a las fuerzas de izquierda, probablemente por la existencia de varios precandidatos de esa línea, que en el transcurso de la carrera electoral irán canibalizando las intenciones de voto entre si. Lo que sí es una certeza es que lo que al final llegue de la izquierda va a sumar en las eventuales coaliciones. Ya Robledo y su disminuido Polo Democrático se unieron a Fajardo de entrada. Otras fuerzas podrían llegar similarmente. Por el lado de las derechas y ultraderechas, es mayor la propensión a buscar alianzas con Vargas.

Interesante la mirada de los británicos, que ponen a muchos en la realidad dura de las favorabilidades y los porcentajes de las encuestas. En pocos meses desaparecerán algunos que hoy intentan llegar por el mecanismo de firmas, fórmula que podría quedar desvirtuada ante el abuso. Se suma un empresario, Jesús Guerrero fundador de Servientrega, quien ahora llega como una figura más ante la gran indecisión, situación que muestran hoy las diferentes encuestas. Guerrero tiene un importante músculo financiero, y después de observar lo que pasó con Trump en Estados Unidos, no hay que descartarlo como una de las opciones para sumar alguna votación que pueda ser importante en una futura alianza. Ya los finalistas los predijo la reconocida revista, en mayo sabremos si tenían razón.