.
Analistas 10/12/2021

¡Regulación del vapeo YA!

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

Como padre de familia con hijos en bachillerato, observo con preocupación que la población de adolescentes actual ingresa cada vez más temprano al consumo de alcohol, drogas y otras sustancias. Miles de jóvenes han probado por primera vez el trago a los 12 años. La mayoría de adolescentes no fuma cigarrillos tradicionales, pero muchos han probado cigarrillos electrónicos o vapeadores, algo que yo calificaría como “alarmante”.

Las compañías de la industria del tabaco están creando nuevos dispositivos que se ofrecen como opción para dejar de fumar más fácilmente con menos riesgos de salud. Esta oferta, producto de años de investigación, es una opción innovadora al consumidor de tabaco y nicotina que le dé el placer de fumar, pero sin los efectos que puede representar la combustión propia del cigarrillo tradicional. Desde que se introdujo el filtro en los cigarrillos en los 60, la creación de los productos de vapeo y de tabaco calentado son el paso más importante para disminuir los riesgos a la salud.

Es preocupante que no haya un marco regulatorio. Existe en el mercado una amplia oferta de vapeadores “chinos” sin el cumplimiento de normas de importación, y por cuya idoneidad no hay un empresario conocido. Es importante anotar que la función de los productos de vapeo es la de suministrar al consumidor habitual, nicotina y sabores sin la combustión del tabaco, lo que causa enfermedades pulmonares obstructivas crónicas que causan la muerte. Existen también sistemas abiertos, que se pueden cargar con otras sustancias de diversa índole.

En efecto, en el congreso cursan actualmente dos proyectos de ley que buscan regular esta nueva categoría creciente. En el mercado participan la industria formal de cigarrillos (que en ausencia de regulación aplica estrictas normas de autorregulación similares a las de la ley 1335 de 2009 o ley antitabaco), unos pocos importadores legales de marcas principalmente de Estados Unidos, y los emprendedores que operan en medio de una zona gris que ni cumplen con las normas de importación, ni tampoco responderán ante las autoridades de protección al consumidor en caso de quejas. En la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes ya se aprobó en primer debate una de las iniciativas impulsadas por Mauricio Toro, quien busca una “Ley rigurosa, moderna y que entiende el fenómeno del consumo de nicotina de cualquier dispositivo o método, prohibiendo la venta a menores y cuidando adecuadamente a los consumidores adultos”. El proyecto obliga al Ministerio de Salud a diseñar políticas públicas de prevención de consumo de nicotina, y los fuerza a generar estrategias estructuradas para brindar alternativas a los fumadores habituales actuales. Sería deseable que obliguen al Ministerio de Educación a participar de campañas masivas de prevención en colegios.

Es importante que se den los demás debates, ya que una buena regulación, permite luchar contra la piratería, incluir incentivos, impuestos y definir los límites a la publicidad que hagan las compañías productoras. Es posible avanzar en este 2021 al menos en un segundo debate, para cerrar el año entrante con el resto del trámite. El congreso tiene una oportunidad de oro para delimitar las líneas rojas que tanto necesita la industria.