Analistas

Queremos teléfonos baratos

Recientemente la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) ha propuesto una iniciativa que busca incrementar el acceso a terminales móviles por parte de todos los colombianos, algo fundamental en el ecosistema digital. Lejos de ser una idea que restrinja las libertades del usuario, la medida permite acceder a celulares de última generación a precios más bajos, así como obtener beneficios en ofertas y descuentos. Los operadores móviles podrán ofrecer, tal como lo hacen otros comercializadores de equipos terminales, teléfonos inteligentes a la vez que el usuario utiliza el operador de su preferencia.

Esta nueva propuesta de la CRC resulta acertada no solo porque facilita el acceso a dispositivos móviles a mayor cantidad de usuarios, sino porque busca combatir uno de los más graves problemas que enfrenta la adopción digital en Colombia: el estancamiento de la penetración de internet móvil. De acuerdo con las cifras del Ministerio TIC, al tercer trimestre de 2017, uno de cada dos colombianos no accedía a internet móvil; un rezago significativo frente al continente y los países desarrollados, que al 2017 contaban con una penetración de 78% y 90% respectivamente. No menos preocupante resulta el hecho de que la adopción de 4G en el país ha sido más lenta que en el resto de la región. Según la Gsma, Colombia tardó cerca de 45 meses en lograr tres millones de conexiones de 4G, resultado que tomó tan solo 15 meses en Argentina y 24 meses en México.

De hecho Gsma explica que la adopción de smartphones a nivel internacional es mucho mayor a lo que muestra la experiencia colombiana. En 2016, 55% de la población en Latinoamérica, 69% de la población en Brasil y 55% en México contaba con un teléfono inteligente, mientras que en Colombia esta cifra solo alcanza 44%. El alto costo de los terminales parece ser una causa fundamental del problema, si se tiene en cuenta que de acuerdo con esta misma fuente el costo total de acceder a un servicio móvil en Colombia representa 15% de los ingresos promedio de los colombianos, cuando el umbral de asequibilidad de las Naciones Unidas establece que no debe superar 5%.

Consciente de esta situación, la Comisión ha propuesto la flexibilización de las condiciones de comercialización de terminales móviles por parte de los operadores de telecomunicaciones, quienes podrán ofrecer los teléfonos junto con planes de servicio, dando así mayor dinamismo al sector. Contrario a lo que se especula, la medida no representa revivir las cláusulas de permanencia, ya que los contratos de servicios de prestación del servicio se mantienen separados de los contratos de adquisición de celulares. A su vez, los usuarios conservan total libertad de cambiar de operador y/o plan sin ningún tipo de penalización o afectación en las promociones adquiridas.
La transformación digital del país depende de que todos los colombianos puedan conectarse a las más modernas redes de telecomunicaciones. Esta medida permitirá fomentar el acceso a los dispositivos necesarios para este propósito y con ello, dinamizar la apropiación y el uso de los contenidos digitales. Solo de esta manera el país está a la vanguardia de la era digital y podrá sacar el máximo provecho de los beneficios de esta revolución. Poner a competir a las grandes superficies con los operadores móviles por el mercado de teléfonos seguro traerá mejores precios y aparecerán planes mucho mejores. Todos queremos teléfonos más baratos.